Sucesos

Tocomocho: el viejo timo que sigue muy vivo

La Policía acaba de arrestar a dos «profesionales» que estafaron con este método 5.000 euros a un jubilado de Zaragoza

ZaragozaActualizado:

El del tocomocho es de los timos más viejos y populares. Pero, pese a eso, todos los años un número nada escaso de españoles siguen cayendo en este engaño que combina necesariamente dos ingredientes: buenas dosis de interpretación por parte de los estafadores, y una porción de insano afán económico por parte de quien acaba siendo víctima del timo.

En España sigue habiendo clanes familiares curtidos en el tocomocho y que siguen haciendo de este engaño su modo de vida «profesional». Ejemplo de ello son los dos jóvenes de 31 y 33 años que acaban de ser detenidos tras estafarle 5.000 euros a un jubilado de 68 años al que timaron en Zaragoza.

Los dos detenidos pusieron en práctica el tocomocho en estado puro, y lo han venido haciendo de forma itinerante por toda España, según han informado fuentes policiales. El clan familiar está asentado en Toledo, pero estos dos individuos han sido cazados por la Policía en Villarreal (Castellón) después de haber protagonizado, como mínimo, el tocomocho consumado en Zaragoza.

El método en el que están especializados es el de la versión clásica de este timo: uno se hace pasar por un individuo que tiene sus facultades mermadas y exhibe unos boletos premiados con una gran cantidad de dinero. Tras captar la atención de la víctima, su compinche entra en acción, le convence de que pueden repartirse esos boletos premiados y le insta a que, como garantía, le dé una cantidad de dinero.

Los ahora detenidos son ejemplo de la delictiva rentabilidad de estos timos. Según han indicado desde la Policía, pese a su juventud, ambos acumulan ya numerosos antecedentes por este tipo de delitos. Son parte de un clan familiar «dedicado y especializado desde hace años en la comisión de delitos de estafa por el procedimiento del tocomocho, en personas de edad avanzada», explican.

Pese a lo tremendamente conocido que es el 'modus operandi' del tocomocho, siguen siendo abundantes los españoles que cada año caen en este timo. Baste un dato: en los tres últimos años, solo en Zaragoza han sido detenidas 37 personas por estas prácticas.

Para reducir el riesgo y buscar perfiles más vulnerables, los timadores del tocomocho llevan años centrándose en personas de edad avanzada, en especial si tienen mermadas sus condiciones físicas y mentales.