Obón (Teruel), uno de los municipios españoles en mayor riesgo de desaparición
Obón (Teruel), uno de los municipios españoles en mayor riesgo de desaparición - Fabián Simón
Sociedad

Teruel y Soria, las provincias donde los humanos son «especie en extinción»

Estos dos desiertos demográficos se agravan: menos de 10 habitantes por km2, frente a los más de 800 de Madrid

ZaragozaActualizado:

Teruel y Soria son los dos mayores desiertos demográficos de España. Y, lejos de paliar el problema, están viendo cómo se agrava día a día de forma tan alarmante que, en ambas provincias, los humanos ya pueden ser considerados «especie en extinción». Con menos de 10 habitantes por kilómetro cuadrado, la situación de estas dos provincias contrasta con los más de 800 que registra la Comunidad de Madrid o los más de 700 habitantes por kilómetro cuadrado que se registran en la provincia de Barcelona.

Los últimos datos que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) no hacen más que confirmar que la depresión demográfica de las provincias más deposbladas sigue acentuándose de forma acelerada. Según los censos que acaba de actualizar el INE, durante el último año contabilizado (2015), la provincia de Teruel perdió 1.454 habitantes y la de Soria 908. Y eso, en estas dos provincias, es mucho porque cada vez le quedan menos residentes. Así, para la provincia de Teruel le ha supuesto ver cómo desaparecía el 1,06% de su censo en solo doce meses, y a la de Soria el 0,99%.

En demografía, se considera desierto demográfico aquel territorio que tiene menos de 10 habitantes por kilómetro cuadrado. En España, por debajo de esa barrera se encuentran Soria y Teruel.

En la provincia soriana solo hay 8,8 habitantes por km2. En la de Teruel, 9,2. Tras ellas se sitúan Cuenca y Soria, con 11,9 y 14,1 hab/km2, respectivamente. Y esto contando las capitales de estas provincias. Si se descuentan, el panorama demográfico de esos territorios es todavía más desolador, cada vez con más municipios caminando sin freno hacia la desaparición, con censos cada vez más escuálidos y más envejecidos.

Cuenca también está avanzando peligrosamente hacia el desierto demográfico, tras haber perdido más de 2.500 habitantes durante el último año, el 1,24% de la población que tenía.

Durante el último, según los últimos datos que acaba de publicar el INE, solo 14 de las 50 provincias españolas -incluyendo a las islas- han logrado esquivar la despoblación y han visto incrementar sus censos en mayor o menor medida.

Baleares y Madrid han sido los territorios que más han aumentado su población. Baleares ha ganado 9.684 habitantes, un incremento del 0,86% en solo un año, y la Comunidad de Madrid ha sumado 47.924 (+0,75%).

Evolución por provincias

Proporcionalmente, Almería, Málaga y Las Palmas son las otras tres que más población han ganado: un 0,63%, un 0,47% y un 0,41%, respectivamente. Guipúzcoa, Gerona, Sevilla, Alicante, Navarra, Murcia, Álava, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife son los otros nueve territorios que han ganado población durante el útlimo año.

De forma más o menos acusada, las otras 36 provincias españolas han perdido habitantes durante el útimo año. Proporcionalmente, en las que más se han adelgazado los censos de población han sido Zamora (-1,57%), Ávila (-1,24%), Cuenca (-1,24%), Orense (-1,22%), Ciudad Real (-1,11%), León (-1,1%), Teruel (-1,06%) y Segovia, con un descenso del 1,05%.

En Madrid y Barcelona, el 25% de la población

El desequilibrio demográfico se está acentuando en España. La Comunidad de Madrid tiene en estos momentos 801,4 hab/km2, según los últimos datos publicados por el INE; la provincia de Barcelona, 704; la de Vizcaya, 511,5 hab/km2. Son las tres provincias más pobladas de España. Su alta densidad demográfica contrasta con las diez provincias menos pobladas, con menos de 25 habitantes por kilómetro cuadrado: junto a Soria y Teruel, en este grupo están Cuenca, Huesca, Zamora, Cáceres, Ávila, Palencia, Guadalajara y Segovia.

En estos momentos, la provincia de Barcelona y la Comunidad de Madrid ya concentran casi 12 de los 46,4 millones de habitantes que tiene España. Es decir, de todos los que viven en España, uno de cada cuatro residen en Madrid o Barcelona.