Luis María Beamonte, líder regional del PP, durante su intervención en las Cortes de Aragón
Luis María Beamonte, líder regional del PP, durante su intervención en las Cortes de Aragón - Fabián Simón
Política

Retahíla de descalificativos entre el líder aragonés del PP y el socialista Lambán

Beamonte se mide con el presidente de Aragón en su primer Debate sobre el estado de la Comunidad

ZaragozaActualizado:

«Hombre doliente», «desvalido», «radical», «intolerante», «torpe», «errático», «contradictorio», «desorientado»... Y la lista suma y sigue. Es parte de la retahíla de descalificativos que se cruzaron este jueves en las Cortes de Aragón el líder regional del PP, Luis María Beamonte, y el presidente del Gobierno regional, el socialista Javier Lambán. Este ha sido el primer Debate sobre el estado de la Comunidad para Beamonte desde que, la pasad primavera, fue aupado a la presidencia del PP aragonés en sustitución de Luisa Fernanda Rudi.

Beamonte abrió el cara a cara. Su primera intervención estrenó la retahíla de críticos adjetivos con los que arremetió contra Lambán. Le dedicó calificativos como «hombre doliente y desvalido», «rehén de un pacto trampa con Podemos», «atormentado» -en referencia a las primarias a las que se enfrenta ahora en el PSOE aragonés-, «desorientado», líder de un «gobierno sin rumbo y colapsado», y político instalado en el «radicalismo y la intolerancia».

«El suyo es un gobierno sin rumbo, colapsado por un pacto político de izquierdas fallido y totalmente superado», reprochó Beamonte a Lambán. «Aragón, en los indicadores económicos en los que está mejor, lo está a pesar de usted, señor Lambán, y gracias al Gobierno central del PP y al esfuerzo de los ciudadanos», afirmó el líder regional del PP.

Beamonte también acusó al Ejecutivo aragonés PSOE-Chunta de no tener política económica, de haber situado a Aragón como «la séptima comunidad más endeudada en términos de PIB y la cuarta más incumplidora en déficit». También reprochó la falta de inversiones, pese al aumento del gasto público, y acusó a Lambán de haber procedido a «una subida de impuestos que ha sido un auténtico atraco al bolsillo de los aragoneses». «Han convertido a Aragón en la cuarta comunidad con mayor presión fiscal», afirmó Beamonte.

Las descalificaciones del líder regional del PP fueron contestadas por Lambán en el hemiciclo. Tras cuestionar cómo gestionó Beamonte la Diputación de Zaragoza cuando fue presidente -le reprochó de usarla con interés particular en beneficio de sus intereses políticos en Tarazona-, Lambán dedicó al líder regional del PP su particular retahíla de adjetivos: «torpe, errático, contradictorio, instalado en la derecha más rancia, desmesurado, que desprecia cuanto ignora, y desprecia mucho e ignora todavía más».

El presidente de Aragón acusó a Beamonte de «frivolidad», de «irresponsabilidad» y de liderar unas filas que «están en la política por detentar el poder a cualquier precio, porque su paso por los gobiernos deja más pobreza, destrucción de servicios públicas e inacción absoluta en todo lo que tiene que ver con la economía».

«No tiene ninguna disposición de llegar a acuerdos porque su único objetivo es acabar con mi Gobierno», acusó Lambán a Beamonte, al que sugirió que «estudie» mejor los balances económicos de los últimos años porque -dijo- el Ejecutivo del PP liderado por Rudi dejó, entre 2011 y 2015, «una deriva nefasta, el más incumplidor del déficit a la par que se convertía en el gobierno más recortador» en inversión y gasto social.

Durante esta jornada del Debate sobre el estado de la Comunidad, la portavoz de Podemos, Maru Díaz, acusó también a Lambán de «un año de inacción» del Gobierno regional. Podemos, pese a las críticas, sostiene al Gobierno regional. Apoyó la investidura de Lambán tras las eleccions autonómicas de mayo de 2015, pactaron reparto de cargos en las Cortes de Aragón -Podemos ha acabado ostentando la presidencia de la Cámara- y han dado luz verde a la aprobación de los presupuestos de la región en los dos últimos años.