Norbert Feher era buscado por las fuerzas de seguridad de Alemania, Italia y Serbia
Norbert Feher era buscado por las fuerzas de seguridad de Alemania, Italia y Serbia
Sucesos

Policías de varios países viajaron a España a por Igor el Ruso tres meses antes de su triple crimen

La Policía y la Guardia Civil españolas fueron advertidas por las autoridades italianas el 8 de septiembre

ZaragozaActualizado:

Policías «de otros países» viajaron a España a buscar a Norbert Feher («Igor el Ruso») tres meses antes de que protagonizara el triple asesinato de Albalate del Arzobispo (Teruel), según acaba de reconocer el Ministerio del Interior en una respuesta parlamentaria. Los agentes -entre ellos italianos- llegaron después de que las autoridades de Italia advirtieran a las autoridades españolas de que tenían fundadas sospechas de que ese criminal serbio estaba en España, a donde había huido tras cometer dos asesinatos y robos en aquel país. La advertencia fue cursada formalmente el 8 de septiembre. El triple crimen de Albalate se produjo el 14 de noviembre.

Pese a la advertencia y la visita que realizaron a España miembros de varios países, aquellas pesquisas realizadas bajo la supervisión de las fuerzas de seguridad españolas quedaron en nada. Los agentes extranjeros regresaron a sus países sin haber logrado dar con Igor el Ruso. Así lo indica el Gobierno en una respuesta parlamentaria con la que ha contestado, por escrito, una batería de preguntas formulada por el diputado turolense del PSOE Ignacio Urquizu.

Este parlamentario pidió al Ministerio del Interior que detallara el dispositivo de búsqueda e investigación que se desplegó en la zona tras el primer tiroteo en el que dos lugareños cayeron malheridos cuando iban a entrar a su masía. Aquello ocurrió el 5 de diciembre. Tras la infructuosa búsqueda del autor de aquel tiroteo, el 14 de diciembre reapareció y asesinó a tiros a dos guardias civiles y a un ganadero en una otra zona de masías situada entre Albalate del Arzobispo y Andorra (Teruel). Ese triple asesinato activó un intenso despliegue que permitió cazar al asesino unas horas después, a 80 kilómetros de distancia -se había dado a la fuga en el todoterreno del ganadero al que abatió-.

El sindicato agrario UAGA, los ayuntamientos de la zona y algunos partidos han cuestionado, por insuficiente, el dispositivo de búsqueda que se puso en marcha el 5 de noviembre, tras el primer tiroteo en el que resultaron heridos graves dos lugareños.

En su respuesta parlamentaria, el Gobierno detalla los medios utilizados en la búsqueda, pero en el relato no se indica en ningún momento que las fuerzas de seguridad sospecharan que la persona buscada en esa zona de masías de Teruel era el criminal serbio Igor el Ruso.

Según los datos aportados por Interior, tras el primer tiroteo se estableció un dispositivo en el que participaron diferentes unidades de la Guardia Civil. En concreto, cita a la Unidad Aérea, el Servicio Cinológico, Policía Judicial, componentes de los equipos ROCA contra el robo en el campo y patrullas de Seguridad Ciudadana. Además, asegura que «desde el 5 de diciembre se establecieron dispositivos donde participaron las diferentes unidades, compuestos tanto por indicativos uniformados como por investigadores». Y apunta igualmente que los agentes desplegados en esa misión «emplearon para ello sus medios de dotación, reforzados con capacidad para la visión nocturna», en concreto «gafas de visión nocturna y cámara térmica».

Asesinados con disparos a bocajarro

Por otra parte, en el marco de la instrucción judicial por aquel triple crimen del 14 de diciembre, acaba de trascender un nuevo informe del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil en el que se confirma que Igor el Ruso asesinó a los dos agentes con disparos a bocajarro, a muy corta distancia. Les apuntó y alcanzó en zonas vitales que no estaban protegidas por los chalecos antibalas que portaban. Y los disparos se realizaron a una distancia mínima de 35 centímetros y a un máximo de metro y medio.