El caso ha quedado sentenciado en la Audiencia Provincial de Zaragoza
El caso ha quedado sentenciado en la Audiencia Provincial de Zaragoza
Tribunales

Un pederasta pacta 225 años de cárcel a sabiendas de que no cumplirá ni 17

Ha cerrado el acuerdo con la Fiscalía tras acosar y aprovecharse sexualmente de decenas de menores a través de internet

ZaragozaActualizado:

Un pederasta de 32 años de edad acaba de pactar con la Fiscalía ser condenado a 225 años de cárcel, a sabiendas de que no cumplirá ni 17 entre rejas. Ha admitido ser el autor de una larga lista de delitos cometidos entre decenas de menores de edad a los que acosó sexualmente por internet y de los que obtuvo imágenes de contenido erótico y pornográfico.

Acorralado por las evidencias, optó por negociar su autoinculpación ante el tribunal a cambio de ver rebajada la pena a cumplir. En su poder se encontraron más de 5.000 archivos pornográficos, en su mayoría fotografías, pero también algunos videos. A partir de esas imágenes, la Policía permitió identificar a casi 40 menores de edad que habían sido víctimas de los engaños de este ciberpedófilo, que contactaba por internet con niños y adolescentes, a los que engañaba con identidades falsas y de los que conseguía imágenes de contenido sexual.

El acoso, en algunos casos, fue a más y llegó a intentar contactar físicamente con algunos de los menores, y sus prácticas incluyeron las amenazas -que también incurren en la lista de delitos que ha admitido-. Además, cuando se produjeron los hechos, acumulaba ya gruesos antecedentes previos. La Policía de Estonia incluso le acusó tiempo atrás de haber acosado sexualmente por internet a un menor de ese país, que acabó suicidándose.

Aquel caso no se llegó a sustanciar en una sentencia penal. Pero sí el cúmulo de pruebas que luego acumuló la Policía española, fruto de una denuncia interpuesta por los padres de un menor zaragozano. De ahí que el acusado, Benjamín Cabello, pese a ser de Cádiz, haya sido juzgado en la Audiencia Provincial de Zaragoza.

La vista se había fijado para este lunes, pero se resolvió con rapidez y a puerta cerrada. El acuerdo entre el acusado y el fiscal hizo que la sentencia se dictara de conformidad, sin necesidad de celebrarse la vista.

La Fiscalía pedía inicialmente para él 276 años de cárcel por decenas de delitos. Pero, al final, el pacto alcanzado con el acusado ha hecho que el monto total de la condena haya quedado en 225 años. Pero lo más importante para el reo es que ese pacto ha conllevado una rebaja sustancial en el delito más grave que se le imputaba, el de captación de menores para elaboración de pornografía.

En un principio el fiscal pidió siete años de cárcel por ese delito en concreto, pero al final lo ha dejado en cinco años y medio. La rebaja es sustancial, porque ese es el delito más grave de todos por los que ha sido condenado. Y, según la legislación española, es el que servirá para calcular el tope máximo de años que permanecerá encarcelado: el triple de la mayor de las penas impuestas; es decir, en su caso, 16 años y medio de prisión. De la otra forma, habría tenido que cumplir un máximo de 21 años de cárcel.