Vídeo: El detenido por la muerte de Víctor Laínez dejó tetrapléjico a un policía en 2006 - ATLAS
Crimen de Zaragoza

La familia y amigos del antisistema acusado de asesinato le justifican y criminalizan a la víctima

Presentan a la víctima como un peligroso provocador y dicen que el okupa se limitó a «defenderse»

ZaragozaActualizado:

La familia y amigos del antisistema acusado de asesinar a un hombre en Zaragoza por llevar unos tirantes con la bandera de España han salido en su defensa y le han justificado. Lo han hecho a través de un comunicado en el que presentan al ultraizquierdista Rodrigo Lanza como una víctima, y al asesinado como el culpable de lo ocurrido.

El comunicado lo han difundido después de que Lanza haya sido enviado a prisión sin fianza por el juez que lleva el caso, que ha aceptado las peticiones planteadas tanto por el abogado de la familia del fallecido como de la Fiscalía. Ambas partes han coincidido en acusar al antisistema de un delito de asesinato y habían reclamado que se le decretara prisión incondicional sin fianza. El juez, a la vista de las diligencias y pruebas aportadas por la Policía, y tras escuchar al acusado, ha aceptado esas peticiones y le ha enviado a prisión.

El comunicado, sin embargo, justifica la acción de Rodrigo Lanza y dan una particular versión en la que el asesinado aparece como culpable. Dicen que fue la víctima, Víctor Laínez -que este jueves recibió sepultura-, quien provocó al antisistema -quien ya cumplió condena de prisión años atrás por dejar tetrapléjico a un guardia urbano en Barcelona-.

La familia y amigos dicen en su comunicado que el ultraizquierdista fue insultado por la víctima, que le dijo «sudaka de mierda, vuelve a tu país» y que llegó a intentar atacarle con una navaja que, sin embargo, no ha aparecido. Fuentes próximas a la investigación han confirmado que no se halló navaja alguna en poder de Víctor Laínez cuando fue atendido, herido ya de muerte en el lugar de los hechos.

En cualquier caso, la familia y amigos de Rodrigo Lanza afirman que éste solo «se defendió con sus manos de un ataque con arma blanca», que «le dio una patada para evitar la puñalada» y que luego «decidió darle con el puño» al sentirse amenazado de nuevo.

La versión contradice los indicios recogidos por los forenses, que, según ha trascendido, han apuntado a que la víctima presentaba lesiones mortales en el cráneo, cometidas por golpes brutales y por la espalda.

El comunicado relata la versión negando que el antisistema viera los tirantes con la bandera de España que vestía el acusado. Afirman que la víctima portaba una cazadora. Ese hecho puede ser crucial en el juicio, ya que en caso de demostrarse que el crimen se produjo por odio ideológico se vería agravada la condena contra el antisistema.