Las afecciones se han extendido también a los trenes con parada en Zaragoza
Las afecciones se han extendido también a los trenes con parada en Zaragoza - I. B.
Sociedad

Doce trenes AVE con 2.500 viajeros, afectados por una avería en la línea Madrid-Barcelona

El fallo se ha produjo en los sistemas de señalización de la estación barcelonesa de Sants

ZaragozaActualizado:

Una avería en los sistemas de señalización que regulan el tráfico en la estación barcelonesa de Sants forzó a parar y retrasar la circulación de un total de doce trenes entre Barcelona y Madrid a primera hora de la mañana de este jueves. Según informaron a ABC fuentes de Renfe, se vieron afectados doce trenes, cuyos viajes sufrieron una demora media de 40 minutos, según la empresa pública.

El fallo técnico bloqueó momentáneamente el tráfico en los nudos ferroviarios de la estación de Sans. Luego se fue restableciendo la circulación de forma paulatina, pero con demoras acumuladas.

Para no agravar los retrasos, Renfe optó por habilitar un tren intermedio en Zaragoza, pero, aún así, la demora fue de prácticamente una hora. Los viajeros que esperaban a viajar hacia Madrid en el AVE que llega a la estación aragonesa a las 8.06 horas fueron embarcados en un Alvia. Eso les permitió reducir la demora que hubieran tenido que soportar si hubieran esperado al AVE que ha salido de Barcelona con un abultado retraso. Aún así, estos viajeros que partieron desde Zaragoza sufrieron un retraso de media hora respecto al trayecto habitual, ya que fueron embarcados en el Alvia en torno a las 8.30 horas.

Las mismas fuentes explicaron que, de esos 2.500 afectados, la gran mayoría viajaban o iban a embarcar en trenes AVE que partían de Barcelona. La afección fue muy escasa en los trenes que hacían el trayecto inverso, de Madrid a Barcelona, dado que la avería en Sants se produjo de madrugada.

Desde Renfe recordaron el compromiso de puntualidad que tiene establecido esta compañía y que garantiza indemnizaciones económicas a los viajeros afectados por demoras. En el caso de los trenes AVE, eso supone reembolsar la mitad del billete a los afectados por retrasos de más de 15 minutos. Si se superan los 30 minutos se devuelve el precio íntegro del billete.