El acusado, durante el juicio
El acusado, durante el juicio
Tribunales

Condenado por acuchillar hasta la muerte a su compañero de piso en Zaragoza

Irritado por no poder ver la tele a su gusto, tras el crimen espetó: «Ya está el problema resuelto»

ZaragozaActualizado:

Un hombre de 52 años se enfrenta a entre 15 y 20 años de prisión tras haber confesado que acuchilló hasta la muerte a su compañero de piso. Ocurrió en la tarde del 20 de junio de 2016 y, ante las evidencias en su contra, el acusado ha optado por aceptar su culpabilidad ante el tribunal que le ha juzgado esta semana. La confesión le ha valido que el fiscal rebaje la condena que pedía inicialmente contra él: 20 años de cárcel, frente a los 23 que pedía en un primer momento.

Queda ahora por conocer la sentencia en la que se fije la pena exacta que se le impone, tras el veredicto de culpabilidad que ya se ha dictado contra él.

«Ya está el problema resuelto». Es la lacónica y fría frase que, según consta en el relato sumarial de los hechos, espetó el acusado cuando, tras coser mortalmente a puñaladas a su compañero de piso, salió del piso para bajar a la calle.

Vicente Torres Roig ha reconocido durante el juicio que arrastraba problemas de convivencia con Reinaldo Lázaro García, de 60 años. Y ha explicado igualmente que el detonante del asesinato fue la irritación que le había provocado el no poder ver la televisión a su gusto, porque sostenía que su compañero de piso le tocaba los cables de la tele.

Pese a su autoinculpación, el fiscal -vista su confesión- ha aceptado que se le aplique la atenuante de alcoholismo, por lo mucho que había bebido la tarde de autos.

Vicente Torres Roig ya tenía antecedentes previos por su peligrosa agresividad. Así, en el año 2005 ya había sido arrestado por haber atacado con una azada a un indigente con el que compartía «residencia» debajo un puente en Alicante.