Ejemplares de almeja china detectados por agentes medioambientales del Gobierno aragonés
Ejemplares de almeja china detectados por agentes medioambientales del Gobierno aragonés
Sociedad

Alerta medioambiental en el Ebro por una nueva especie invasora: la almeja china

Supone una amenaza directa a la almeja autóctona, que ya está en riesgo de extinción

ZaragozaActualizado:

Las especies invasoras siguen avanzando en las aguas del Ebro y a la lista se ha sumado ahora una más, la «almeja china del cieno» (Sinanodonta woodiana). Supone una amenaza directa a la almeja auctóctona (Margaritífera auricularia), que ya lleva años en riesgo de extinción.

La almeja china ha sido detectada en el mayor pantano de toda la cuenca del Ebro, el embalse de Mequinenza (Zaragoza). Agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno aragonés han localizado varios ejemplares de este bivalvo invasor en varias zonas del embalse y de sus cauces de influencia, en los términos municipales de Caspe, Chiprana y Escatrón.

Varios de los ejemplares de almeja china detectados en el embalse tienen entre 14 y 15 centímetros de longitud, un considerable tamaño que apunta a que esta especie lleva años asentada en esta zona.

Es la primera vez que este bivalvo es detectado en el Ebro, aunque no la primera que se detecta en España. En el año 2012 se confirmó su presencia en el madrileño embalse de Santillana, y unos años antes se detectó en varios ríos catalanes -en 2006 en el río Ter, en Gerona, y después en las cuencas catalanas de los ríos Fluviá y Doró-.

La almeja china del cieno empezó a invadir ecosistemas fluviales europeos hace casi 40 años. Se detectó por vez primera en Rumanía, en 1979. Cinco años después en Francia y Hungría. Luego en Serbia, Austria, Eslovaquia, República Checa, Polonia, Holanda, Alemania, Ucrania, Italia y Bélgica.

Supone un problema para los ecosistemas fluviales que coloniza, ya que esta especie exótica amenaza por competencia a otras especies autóctonas. En el caso de Aragón, la preocupación se centra especialmente en el riesgo añadido que supone para la Margaritífera auricularia, según han informado fuentes de la Consejería de Medio Ambiente.

Las aguas del embalse de Mequinenza son un auténtico compendio de especies exóticas invasoras. Ejemplo de ello es el siluro, un pez de grandes dimensiones que hace décadas que colonizó el pantano y que, a la postre, se ha convertido en un atractivo para aficionados a la pesca de España y del extranjero. Otras especies invasoras presentes en el embalse de Mequinenza es el mejillón cebra -que está extendido por amplias zonas fluviales de la cuenca del Ebro- y la almeja asiatica (Corbicula fluminea).