Salvador Sostres - DIARIO DE LA CUENTA ATRÁS

Vencidos, sí

Salvador Sostres
BarcelonaActualizado:

Este proceso sólo me ha costado un amigo pero hace días que me cuesta mantener conversaciones tranquilas sobre lo que está sucediendo porque la Ley en Cataluña no tiene ningún prestigio, la idea de que no puede haber democracia sin amparo legal ha perdido cualquier batalla mediática y el independentismo cree que toda oposición a su voluntad es fascismo.

Si cantan victoria por ser dos mil en la calle el día que les han desmontado el operativo del referendo, si pretenden en serio que los Estados civilizados se solidaricen con el populismo rebelde de quien actúa contra sus propio sistema de garantías y si toman como referencia lo que opina la prensa internacional -ese gran concepto- en lugar de la posición expresada con toda claridad por los Estados vertebrados y la Unión Europea es imposible establecer ninguna conexión racional que permita ningún tipo de diálogo público o privado.

Tanta épica de lo estomacal contra tanta razón sin relato: mis amigos independentistas están convencidos de que ganarán, yo pienso que la abrumadora visita de la realidad les aplastará y todos juntos y revoloteados vivimos enredados en la asfixiante telaraña autorreferencial y monotemática que no nos permite avanzar.

Este proceso necesita vencedores y vencidos. Vencidos, sí, derrotados. Y lo digo pensando también en el Estado, porque si el día 1 el presidente Puigdemont puede salir a decir -siendo verdad- que como mínimo 2 millones de catalanes han votado en los preceptivos colegios electorales, España perderá a Cataluña como los peces que mordieron el anzuelo -Sabina lo canta- y no merecen el mar.

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres