El carro de un repartidor de Unipost
El carro de un repartidor de Unipost - EFE

Unipost, una empresa postal a los pies del secesionismo

La empresa planteó un ERE para 2.200 personas y, en septiembre, le incautaron

MadridActualizado:

La Guardia Civil ha detenido este juevse al director general de Unipost, Pau Raventós, en una operación para rastrear los gastos de la Generalitat el 1-O, en la que ha registrado la sede de esta empresa postal, a la que incautaron en septiembre miles de sobres con notificaciones a los miembros de las mesas de votación.

Unipost es una empersa que está en manos de la familia Raventós (que también controla la empresa Codorniú) y afectada por un concurso de acreedores que arrastra una deuda de más de 48 millones de euros y unas pérdidas millonarias en los últimos años.

Pese a la situación precaria de la empresa, hace unos meses la Generalitat le otorgó un préstamo por valor de entre tres y cuatro millones de euros. Una decisión nada habitual que sorprendió a los empleados.

Sobres para el 1-O

La Guardia Civil intervino el pasado 19 de septiembre miles de sobres con las notificaciones que el Gobierno catalán iba a enviar a los presidentes, vocales y suplentes seleccionados para conformar las mesas electorales del referéndum, que se encontraban en un almacén de Unipost en Terrassa (Barcelona), propiedad de Anton Raventós.

De hecho, la Guardia Civil descubrió esta documentación cuatro días después de detectar una reunión que mantuvieron en un hotel de Barcelona el director general de patrimonio de la Generalitat Francesc Sutrias -uno de los detenidos en la operación del 20 de septiembre pasado-, el exconseller de ERC Xavier Vendrell y el propio Anton Raventós.

También colaboró en el 9-N

Además, Unipost fue la empresa que colaboró con la Generalitat para la organización del 9-N en 2014, consulta por la que Artur Mas y tres de sus consejeros, Joana Ortega, Francesc Homs e Irene Rigau, fueron condenados a penas de inhabilitación.