El cartel de la campaña publicitaria del 1-O
El cartel de la campaña publicitaria del 1-O - EFE

Turull llevó a TV3 la campaña ilegal del 1-O ante la negativa de las agencias privadas

El presupuesto para la difusión en los medios del referéndum superó los dos millones de euros

MadridActualizado:

TV3, al rescate. Elantiguo consejero de Presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, decidió emitir la campaña publicitaria del referéndum ilegal a través de los medios públicos TV3 y Catalunya Radio, ante el portazo de las agencias privadas. Ninguna empresa de publicidad aceptó difundir la campaña denominada «Civisme», a pesar del suculento presupuesto asignado, que superó los dos millones de euros.

El anuncio buscaba fomentar la participación en el referéndum independentista ilegal -suspendido por el Tribunal Constitucional- y exhibía unas vías de tren que se desviaban de su trayectoria originaria. El lema del cartel publicitario decía: «Has nacido con la capacidad de decidir. ¿Renunciarás?».

Un segundo «spot» con la misma imagen de las vías del tren era más explícito y finalizaba con el mensaje: «Ahora, más que nunca, el futuro de Catalunya está en tus manos. Participa en él. El 1 de octubre referéndum».

Acudir a los medios públicos catalanes fue la solución de Turull, según declaró como testigo un miembro de su equipo: el secretario de difusión y atención ciudadana del departamento de Presidencia de la Generalitat, Antoni Molons. La transcripción de su declaración a la Guardia Civil, que desvela la intrahistoria de esta campaña, consta en el sumario de la investigación del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, al que accedió ABC.

La primera empresa que desistió de la difusión de la campaña fue Carat España, una de las grandes líderes. Esta firma renunció al contrato de 2,24 millones de euros por su vinculación al referéndum ilegal, algo que la Generalitat trató de ocultar en el primer lanzamiento de la campaña. Fernando Boloix Bagó, consejero delegado y apoderado de Carat, manifestó que el mensaje difundido «no se correspondía con la campaña de Civismo», sino que parecía estar vinculada al 1-O, lo que podría perjudicar a la empresa.

Tras la negativa de Carat, la Generalitat adjudicó el contrato a la agencia Focus Media, cuya oferta estaba valorada en 47.000 euros más que la de la primera compañía. A la Generalitat no le importó -con su intención de llevar a cabo la campaña «a toda costa», según la Guardia Civil- y adjudicó la campaña por 2,29 millones. Focus también renunció, al considerar que la compaña trataba de política.

En su informe, la Guardia Civil explica que se desconoce cuánto dinero se pagó por la creatividad de la campaña y qué empresa diseño el cartel del anuncio de las vías de tren. Para ocultar esta información, la campaña partió directamente de Presidencia, la consejería dirigida por Turull, en lugar de la propia agencia creadora. Los investigadores señalan que, a pesar de la renuncia de las agencias, el anuncio se emitió por TV3 y diversos medios de prensa, y se pegaron carteles. El coste de la pegada de éstos no estaría incluido en los 2,29 millones de euros. El expediente de la campaña «Civisme» se tramitó además por la vía de urgencia con fecha 30 de agosto.

En su declaración policial, Antoni Molons apuntó a Turull, a quien considera el responsable de autorizar el contrato, aunque reconoce que él participó en la decisión de acudir a los medios públicos: TV3 y Catalunya Radio. El secretario de difusión rechazó conocer cuáles eran las razones de las renuncias de las agencias a la campaña. «Habría que preguntarles a ellos».

Cuestionado sobre quién creó el anuncio, Molons explicó que él recibió el mensaje de la campaña de Turull. Añadió «que no le entrego ningún documento digital que contenía el mensaje ni le dio instrucciones de cómo llevarla a cabo, que estas instrucciones fueron verbales». Esta forma demuestra el afán por ocultar y no dejar documentación sobre la preparación y adjudicación de la campaña.