El truco de presos por presupuestos

No es casualidad que ETA pida su perdón selectivo a la vez que el PNV garantizaba su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado: de fondo están los presos

Curri Valenzuela
Actualizado:

No es casual que ETA pidiera su perdón selectivo a la vez que el PNV garantizaba apoyo a los Presupuestos

No por casualidad ETA hizo público esta semana el comunicado con el que pide perdón de manera «selectiva» por los asesinatos que ha cometido precisamente a la vez que el PNV garantizó al Gobierno su apoyo, momentáneo, a los Presupuestos Generales del Estado. Asociaciones de victimas y el propio Ejecutivo consideran que los terroristas presionan así a los nacionalistas vascos para que incluyan la mejora de las condiciones de sus presos en esa negociación. Un intento fallido por el rechazo casi unánime de la sociedad española a los términos empleados en esa declaración al que se ha sumado el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Hasta qué punto el PNV ha propiciado ese intento de petición de disculpas por parte de los etarras es motivo de especulación. Los gobiernos de Madrid y de Vitoria estaban al tanto de que ETA comunicara públicamente en la primera semana de mayo su disolución. Lo de pedir perdón a los «inocentes» del «conflicto» ha sido un adelanto que coincide con las explicaciones dadas por el portavoz del PNV, Aitor Esteban, de que su partido no va a presentar enmiendas a la totalidad en el debate de Presupuestos de la semana próxima, lo que permitirá que su tramitación parlamentaria siga su curso a lo largo de un mes en el que los nacionalistas vascos irán negociando capítulo a capítulo.

En el Gobierno se pensaba que las peticiones iban a consistir en mejorar las ventajas económicas que la hacienda vasca tiene negociadas con Montoro, una preocupacion por tener que elevar el precio de su estabilidad que llevó a Rajoy a recibir esta semana a Susana Díaz para anunciarle que va a iniciar urgentemente la reforma de la financiación autonómica para todas las comunidades. Y aunque nadie en el Ejecutivo conoce lo que hablan, con frecuencia, su presidente y el lehendakari, que se sabe que mantienen muy buena relación, la opinión general es la de que el falso perdón anunciado por ETA ha sorprendido a Moncloa pero ha debido de ser conocido, incluso alentado por Urkullu.

ETA tiene aún 243 presos en España, casi todos ellos encarcelados lejos del País Vasco sin disfrutar jamás de permisos penitenciarios. El PNV está pidiendo a cambio de su apoyo a los presupuestos la transferencia de la Seguridad y de... las prisiones. Los terroristas querían asegurar el bienestar de los suyos en mejores condiciones y en carceles vascas antes de disolverse. Y el PNV, quizás apuntarse ese tanto. Si no hubiera sido por los términos miserables en los que ha pedido el esperado perdón, de lo que se ha quejado hasta Urkullu, quizás lo habrían conseguido.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela