TWITTER

El tripartito «borra» a Jaume Matas

El Consell de Mallorca retira la placa inaugural del túnel de Sóller, en la que aparecía el nombre del entonces presidente autonómico

Palma de MallorcaActualizado:

El Consell de Mallorca ha retirado este jueves la placa inaugural del túnel de Sóller, que había sido colocada el 19 de febrero de 1997 y en la que aparecía el nombre del entonces presidente del Gobierno balear, el popular Jaume Matas. En dicha lápida de piedra figuraba también la persona que en aquel momento dirigía la Consejería de Fomento, Joan Verger, que fallecería en 2013.

A lo largo de la actual legislatura municipal y autonómica, el nombre de Matas había sido retirado ya de otras láminas institucionales. Así ocurrió por ejemplo en septiembre de 2015, cuando el equipo de gobierno del municipio mallorquín de Marratxí, presidido por el ecosoberanista de MÉS Joan Francesc Canyelles, retiró las placas ubicadas en centros públicos en las que aparecía el expolítico isleño. Posteriormente, en agosto de 2016, el Hospital de Formentera retiró a instancias del Consell, que preside Jaume Ferrer, del partido Gent per Formentera, la inscripción conmemorativa con el nombre de Matas.

La institución insular ha informado de la retirada de la placa del túnel de Sóller a través de su cuenta oficial de Twitter. En el presente mandato el presidente del Consell de Mallorca es el ecosoberanista de MÉS Miquel Ensenyat, que gobierna con el apoyo del PSOE y de Podemos. Cabe recordar que la pasada semana la institución insular rescató de manera oficial la concesión de esta infraestructura subterránea, tras haber decidido abonar 16,2 millones de euros por dicho rescate. De ese modo se produjo la supresión definitiva del único peaje que hasta ahora existía en Baleares. Por su parte, la antigua concesionaria, Globalvía, recurrió el pasado año el rescate ante la Justicia.

Pérdida de la condición de funcionario

Por otra parte, Matas perdió el pasado mes de diciembre la condición de funcionario autonómico que poseía desde hacía casi tres décadas. La consejera de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno regional, la socialista Catalina Cladera, dictó una resolución en ese sentido a raíz de una reciente sentencia de inhabilitación. Cabe recordar que en 1989 Matas había obtenido, por concurso-oposición, una plaza como jefe de servicio de Presupuestos de la Consejería de Economía y Hacienda. Poco después de obtener dicha plaza, solicitó la excedencia, al iniciar su trayectoria política en el seno del Partido Popular.

Tras dos décadas en primera línea, Matas anunció el abandono de la actividad política en 2007, año en el que no se reincorporó a su plaza de funcionario, pues optó por irse a trabajar a Estados Unidos. En ese momento, perdió la plaza en propiedad que tenía como jefe de servicio de Presupuestos, pero no la de funcionario, por lo que se habría podido reincorporar a la función pública con posterioridad para cubrir posibles plazas vacantes. Sin embargo, el expolítico mallorquín no volvió a trabajar en la Administración autonómica cuando regresó de Estados Unidos en 2010. Matas fijó desde entonces su residencia en Madrid, trabajando por su cuenta como asesor.

La mencionada sentencia de inhabilitación, que conllevó la posterior pérdida de la condición de funcionario, fue dictada por la Audiencia Provincial de Palma después de que el pasado 7 de noviembre Matas hubiera alcanzado un acuerdo de conformidad con la Fiscalía Anticorrupción en el marco de las piezas separadas 13 y 14 del caso Palma Arena. Dichas piezas trataban, respectivamente, sobre la campaña de publicidad para el Mundial de Ciclismo en Pista de 2007 y sobre un patrocinio concreto para ese evento. Matas reconoció ante el tribunal que prevaricó en ese asunto, lo que le supuso siete años de inhabilitación para cargo o empleo público, pero no el ingreso en la cárcel. Dicho acuerdo de conformidad fue el primer pacto logrado entre Matas y Anticorrupción.

Sentencias y absoluciones judiciales

Hasta principios de 2017, el expresidente balear había sido condenado en firme en dos de las piezas del caso Palma Arena ya juzgadas y resueltas. En un caso, debió cumplir una condena de nueve meses y un día de cárcel por tráfico de influencias, en concreto por favorecer a un amigo periodista con una subvención. En el otro caso, debió abonar 9.000 euros de multa por cohecho, al considerar el jurado que había presionado a un hotelero para que contratase a su esposa, Maite Areal.

Con posterioridad, en febrero del pasado año, el tribunal del caso Nóos condenó a Matas a tres años y ocho meses de cárcel por un delito de prevaricación —en concurso con falsedad y malversación— y otro de fraude. Dicha pena se encuentra recurrida en la actualidad ante el Tribunal Supremo.

Más recientemente, el pasado mes de octubre, la Audiencia Provincial dictó una sentencia en la que absolvió a Matas del delito continuado de fraude a la Administración en el marco de las piezas separadas número 8 y 9 del caso Palma Arena. Dichas piezas trataban sobre la presunta contratación irregular de los tres arquitectos que construyeron el velódromo. El tribunal sí condenó a Matas a ocho años de inhabilitación para cargo público, por un delito continuado de prevaricación.

Fue también en octubre cuando la Audiencia Provincial dictó una sentencia en la que absolvió a Matas del delito de tráfico de influencias, en el marco de la pieza separada número 3 del caso Palma Arena, conocida como el caso Ópera. Por segunda vez en apenas unos días, Matas eludió una posible nueva pena de cárcel. La citada pieza trataba sobre la presunta contratación irregular del arquitecto Santiago Calatrava por parte de Matas, a principios de 2007, para que elaborase un anteproyecto para la construcción de un futuro palacio de la ópera en Palma.