Varias personas se reúnen a las puertas del tanatorio en el que se encuentra el cuerpo del niño fallecido en Algeciras - EFE / Vídeo: El tráfico de drogas podría estar relacionado con la muerte de un niño de nueve años en Algeciras

Tres poderosos clanes de narcos están detrás de los últimos sucesos de Algeciras

Los Chachos, los Castañas y los Pantoja aparecen como agresores o víctimas

MadridActualizado:

El comisario de la Policía Nacional de Algeciras, Luis Esteban, insistió ayer en que el accidente que le costó la vida al pequeño Manuel en la playa de Getares tuvo su origen en «la temeridad» del piloto de la lancha, que pisó el acelerador y embistió a la otra embarcación. El desgraciado suceso «hay que desvincularlo de cualquier venganza, ajuste de cuentas o algo que ver con el narcotráfico». Sin embargo, todos los implicados en el mismo, salvo la víctima, están relacionados de una forma u otra con el tráfico de estupefacientes, según las fuentes consultadas por ABC. Y aunque la venganza no parece estar detrás de lo ocurrido, ayer varios miembros de la familia del pequeño clamaban contra los autores a través de sus redes sociales.

«Estos son los asesinos de nuestro niño, estos son los perros asesinos», escribía una pariente cercana mostrando las fotografías del piloto y el copiloto de la lancha, que había sido recogida del depósito del Servicio Marítimo de la Guardia Civil solo unas horas antes. Semanas atrás los agentes la habían interceptado mientras transportaba bidones de combustible para surtir a «narcolanchas».

Todos con antecedentes

El piloto de la semirrígida de 300 CV y un solo motor tiene antecedentes por narcotráfico, y por otros delitos, y cumplió dos años de condena en prisión. El padre del niño también tiene antecedentes aunque por otro tipo de delitos, si bien según fuentes de la lucha contra el tráfico de estupefacientes está vinculado a este tipo de actividad criminal. Este hombre, Lolo Mancilla, pertenece al clan de los Pantoja de la popular barriada de El Saladillo, a quienes se vincula a su vez al conocido como «rey del hachís», Abdellah El Haj, alias «Messi».

La libertad pactada por El Haj el pasado diciembre a cambio de 80.000 euros causó un gran malestar en los investigadores de drogas. La Policía intervino a «Messi» en solo unos meses 13 toneladas de hachís, armas de guerra y coches robados y detuvo a muchos de los suyos, pero él sigue paseando sin traba y probablemente metiendo droga por cualquier costa andaluza.

El piloto de la lancha, según algunas fuentes, pertenece al conocido clan de «los Castañas», dirigido por los hermanos Francisco y Antonio Tejó uno de los más activos del Campo de Gibraltar y enfrentado a los hombres de «Messi» por la competencia del negocio. Hasta ahora se han respetado pero la muerte del niño puede cambiar la situación.

La Policía ha asestado numerosos golpes a «los Castañas», si bien hasta el momento ha sido imposible descabezarlos dado que cuentan con un miniejército de fieles a su servicio. Su vida de lujo y opulencia funciona como un imán. El copiloto de la lancha, también de ese entorno, quedó ayer en libertad. No participó en los hechos y además evitó que su compañero huyera quitando el bombín de la llave.

Cocaína en contenedores

Ayer, durante el entierro del pequeño en el cementerio de Algeciras sus allegados evidenciaron su malestar porque se haya relacionado el accidente con el narcotráfico. Nadie quiere hablar de guerra de clanes, pero Policía y Guardia Civil están alerta desde hace ya muchos meses por el recrudecimiento de las actuaciones de los traficantes. «Nos vigilan, nos siguen, nos controlan, aunque nosotros no les dejamos respirar», explican fuentes policiales a ABC.

Otro ejemplo de esa escalada lo protagonizaron miembros del clan de «los Chachos», dedicados al mismo negocio, que rodearon y agredieron a nueve guardias civiles del GAR el sábado a la salida de un restaurante. Al menos cinco de ellos tienen antecedentes o relación con el tráfico de hachís. Ayer mismo, la Policía dio cuenta de la incautación de 420 kilos de cocaína en dos contenedores que habían llegado al puerto algecireño.