Luis García Montero - J.M.SERRANO / Vídeo: A Ana Julia la vigila una interna día y noche

'Todos somos Ana Julia Quezada': la polémica reflexión de Luis García Montero sobre la muerte de Gabriel

El escritor sostiene que la sociedad española posee «un lema colectivo del tipo 'Todos somos Ana Julia Quezada', la madrastra asesina, protagonista de este cuento que es el capitalismo ebrio»

Actualizado:

El poeta y también candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid por Izquierda Unida en 2015, Luis García Montero ha escrito una demoledora columna en la que asegura que «todos somos Ana Julia Quezada». Así titula su reflexión, en la que invita a ahondar en la sociedad actual y en la condición humana.

Una polémica misiva en la que el escritor comienza hablando del asesinato de Gabriel Cruz y termina argumentando que el mal de la sociedad es el capitalismo, cuyo «programa desquiciado invita al mal, a la avaricia, a la soledad, a la traición, al maltrato, al hambre de unos y a la ambición insaciable de otros». Una reflexión en la que mezcla la muerte del niño almeriense con la guerra de Siria, la inmigración y la economía para criticar la actitud de la sociedad ante el caso, comparándola con Ana Julia Quezada.

Con esta premisa, García Montero sostiene que la sociedad española posee «un lema colectivo del tipo 'Todos somos Ana Julia Quezada', la madrastra asesina, protagonista de este cuento que es el capitalismo ebrio». El autor se refiere así al asesinato de Gabriel Cruz, y a la movilización ciudadana y política desde que el caso saliera a la luz: «Un niño sufre una desgracia y los medios de comunicación lanzan a todos sus profesionales para sacar tajada de la muerte buscando audiencias. Los políticos se lanzan a presidir funerales, justificar estrategias mezquinas, defender las cadenas perpetuas y pedir votos. La gente se lanza a gritar "vivan las cadenas perpetuas", viva la pena de muerte, vamos todos a la catedral para salir en la televisión durante el funeral».

García Montero, tras esta disquisición, se pregunta por qué las muertes en el mar «por culpa de nuestras leyes» o las muertes en Siria no se convierten en «espectáculo». Es entonces cuando lanza la pregunta que titula la columna: «¿Todos somos Gabriel? No, somos más bien Ana Julia Quezada». Y, para responder a su cuestión, aduce que «el sistema económico que nos gobierna saca lo peor de nosotros mismos como sociedad y como personas».

El autor va más allá y, tras resolver que, en su opinión, la maldad es consecuencia del sistema, propone como solución «cambiar el sistema económico y social que utiliza sus medios y sus políticas para envenenarnos del todo, para sustituir el Derecho por la venganza, la solidaridad por el miedo y la compasión por el negocio».