Vecinos de los fallecidos, observan la esquela de los dos ancianos asesinados en Bilbao
Vecinos de los fallecidos, observan la esquela de los dos ancianos asesinados en Bilbao - EFE

Asesinato de dos ancianos en Bilbao: «Tenemos miedo, hacen falta soluciones»

Los vecinos de Otxarkoaga denuncian la proliferacion de robos y hurtos en plena calle, principalmente a personas mayores

BilbaoActualizado:

«Tenemos mucho miedo, nadie nos asegura que el día de mañana no nos pueda pasar algo parecido a nosotros. Hacen falta soluciones al problema, porque no es algo nuevo». Quien habla es Estíbaliz Gómez, vecina de Otxarkoaga, el barrio en el que el pasado jueves dos ancianos fueron brutalmente asesinados a manos de varios menores de edad. Madre de una niña pequeña, la bilbaína asegura que hacía ya tiempo que los habitantes de la zona denunciaron la proliferación de robos en los domicilios.

Superada la consternación inicial, los habitantes de este humilde barrio de la capital vizcaína se preguntan ahora cómo es posible que tres adolescentes pudieran llegar a cometer un crimen de estas dimensiones: «Eso solo puede ser un problema de educación -aventura otro transeúnte-. Y eso no se va a arreglar dándoles palmaditas en la espalda como están haciendo».

Los presuntos asesinos sembraron impunemente el terror por la zona, lo cual, a juicio de la ciudadanía, ha terminado por «manchar» su imagen. Esta es la razón por la que muchos exigen más presencia policial en las calles, donde desde hace cerca de dos años se han producido toda clase de robos y hurtos, principalmente en tiendas y a personas mayores: «Algo se está haciendo mal cuando se está permitiendo esto a cualquier hora del día», subraya Juan Zubizarreta, quien reclama al Ayuntamiento de la localidad que deje de «hacer como si no pasara nada».

«En un primer momento, el Ayuntamiento actuó y se puso serio, pero últimamente daba la impresión de que se habían relajado», comenta el presidente de la Asociación de Familias de Otxarkoaga, Pablo Herrán. En este sentido, destaca que las autoridades «tienen que asumir que el barrio necesita un empujón en todos los ámbitos, educativo, asistencia, económico, de empleo, de ocio y de vivienda».

«Son hechos puntuales»

La respuesta del Ayuntamiento, sin embargo, no ha cambiado: «Es una ciudad segura», manifestó ayer en RNE el alcalde, Juan Mari Aburto, que hizo hincapié en que los crímenes que han acontecido a lo largo del mes son «hechos puntuales». Si bien admitió que resulta «muy difícil» trasladar este sentimiento a las familias de las víctimas, el nacionalista destacó que luchará por cambiar la percepción de inseguridad que ha crecido entre la ciudadanía.

Por otro lado, el regidor bilbaíno lamentó que el hecho de que los autores del crimen sean mejores de edad supone un «fracaso social» que debe «suponer una reflexión de carácter multidisciplinar». En este punto, manifestó que su gabinete trabajará «de manera decidia para mejorar la seguridad con más presencial policial y más atención».