Limpieza ayer en el centro de Barcelona tras la manifestación
Limpieza ayer en el centro de Barcelona tras la manifestación - I. BAUCELLS

Los tanques de cera

«La concentración de las velas en homenaje a los Jordis dio sensación de agotamiento, de fin de fiesta»

Salvador Sostres
Actualizado:

Tras tanto esperar al fantasma del general Yagüe entrando por la Diagonal los tanques han acabado siendo la cera seca que dejaron en el suelo las velas del homenaje a los Jordis, celebrado el martes en Barcelona, y ayer la avenida fundamental de Barcelona estuvo cortada mientras empleados municipales trataban de limpiarla con agua a presión y palas.

Tanto la concentración de las velas -muy de pitonisa Lola y de menor en afluencia e intensidad a las anteriores- como la cera de ayer, dieron la sensación de agotamiento, de fin de fiesta, de brindis por lo que pudo haber sido. Por falta de articulación política y de solvencia intelectual el independentismo es un amor mal entendido que queriendo rescatar a Cataluña del supuesto expolio fiscal nos deja sin empresas ni bancos y mientras justifica su rabia por la pobre inversión en infraestructuras del Estado, inutiliza nuestra más importante avenida.

Hay un malentendido, Kakfa lo dice, y este malentendido será nuestra ruina. El independentismo cree que los Jordis son víctimas de la España represora cuando en realidad el independentismo es víctima de la cursilería de folclórica ensimismada de los Jordis. El independentismo patinaba ayer en la Diagonal como la canción de Paul Simon que dice que cuando más crees que te acercas a tu destino, más te alejas resbalando. Simon también dice que a veces ni el amor puede sustituir a las lágrimas. El independentismo es Garfunkel.

Y como siempre Artur Mas ha pactado ya con «Madrid» y podrá pagar a plazos la fianza del 9N. Primer acercamiento, a la espera de que graciosamente le indulten cuando consume su traición al independentismo retirando el apoyo de los restos de Convergència -el PDECat- al todavía vigente proceso secesionista. En el «consell nacional» que el partido celebró precisamente ayer, su coordinadora general, Marta Pascal, planteó la necesidad de convocar elecciones como mal menor para evitar la intervención del Estado «y arriesgarnos a perderlo todo».

El resumen del independentismo es que continuamos siendo España pero sin empresas ni bancos ni lo poco que nos quedaba de tranquilidad y de dignidad. Y encima tenemos que ponernos a limpiar.

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres