Luis Pineda, líder de Ausbanc y de la trama de extorsión - RAFA ALBARRÁN

El sumario del caso Ausbanc desvela el método de la trama para coaccionar a bancos, jueces y políticos

Una empleada de la trama se inventó un cartel para fingir haber celebrado un evento de patrocinio de una entidad

MadridActualizado:

Ausbanc Empresas recibió de distintas entidades financieras 37 millones de euros en diez años, entre 2005 y 2014. A esta cantidad hay que sumar los 1,94 millones de euros que el entramado recibió a través de su división Ausbanc Consumo en los mismos años. Estas cifras dan una idea de la magnitud del negocio que puso en marcha Luis Pineda, consistente en exigir pagos a los bancos a cambio de tratarlos bien en su publicaciones y no denunciarlos en los tribunales, así como la impunidad con la que realizó sus actividades.

Como presidente de Ausbanc, Pineda cobró del entramado unos honorarios que ascendieron a 1,36 millones de euros en el mismo periodo. Así lo revela el sumario del caso, al que ha tenido acceso ABC, y que instruye el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Inventar eventos para cobrar

La trama de extorsión llegó a inventarse eventos para justificar los pagos de los convenios publicitarios firmados con los bancos. Una conversación pinchada por la Policía desvela que Isabel Medrano, directora de Publicidad de Ausbanc, planeó preparar «una cartelería con una foto» para fingir que habían celebrado una fiesta a favor de Unicaja y así justificar los cobros por parte del banco. «Le dices, mira, se hizo tal día», responde Pineda, quien quería presionar a la entidad financiera. «Coge la sartén por el mango y no preguntes», le ordenó a Medrano, también imputada en la causa.

Cariñoso Antonio Carmona

Con un sorprendente cariño mutuo, Luis Pineda ofreció una filtración a Antonio Carmona, concejal del PSOE en Madrid, para intentar acabar con la carrera política de Celia Mayer, concejal de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, de Podemos, a quien llamó «la titiritera». «Tengo una cosa muy, muy singular para que ruede su cabeza», explicó el líder de Ausbanc por teléfono a Carmona, quien le saludó efusivo: «Don Luis, eres el más grande». Pineda se refería a la negativa del Gobierno de Manuela Carmena a que Ausbanc celebrase un evento sobre el día del consumidor en la plaza de Callao, que realizaron el año anterior. A última hora, según le dice Pineda a Carmona, el Ayuntamiento de Madrid rechazó el proyecto, a pesar de haber entregado todos los documentos con antelación. Carmona recogió el guante y aseguró a Pineda -a quien le dijo «que te quiero, eh, que lo sepas»- que la concejala de Cultura le llamaría. El líder de Ausbanc cerró la conversación pidiéndole una antena para impulsar la radio de Ausbanc. «Vale, vale, si me entero...», respondió Carmona.

Influir en jueces

También buscaron coaccionar e influir en los jueces. Fernando Presencia, decano de los juzgados de Talavera de la Reina (Toledo), relató a la Policía cómo la trama le presionó. Según su declaración como testigo, «una tal Pilar», de Manos Limpias, le llamó para exigirle dinero y su afiliación al sindicato si quería que continuasen como acusación popular en una causa de corrupción medioambiental en el TSJ de Castilla-La Mancha. El propio Presencia también explicó que Ausbanc buscaba «condicionar» la opinión de los jueces al ofrecerles impartir cursos remunerados. Otro pinchazo telefónico a Pineda confirma esta intención: «Nosotros lo hacemos para ganar simpatías. Si tú no pagas, ¿qué simpatía ganas?», le dijo al tesorero de Ausbanc.

La cuenta de López Negrete

Pineda llamó el pasado 9 de marzo a su empleado Javier Castro-Villacañas, que también era jefe de prensa de Manos Limpias, para comentar con él la información de ABC sobre cómo se financiaba el sindicato. Pineda califica el reportaje de «insulso» y le dice a Castro: «Decir que tiene donantes pues muy bien, que alegría ¿no?». A continuación se muestran preocupados por una hipotética segunda entrega. «No vaya a ser que mañana salga otra cosa que él (Bernad) ni se acuerda y sea mas asquerosa (se ríen)», dice Pineda. «Ahí lo único lo de Virginia ¿sabes lo que te digo?», responde Castro. «Aunque tenga una cuenta por ahí, cuentas bancarias pues se pueden tener miles de cuentas», añade Castro, refiriéndose a una cuenta de Virginia López Negrete fuera de España. «El tema es si ha declarado o no y ella como abogado pues claro que tiene ingresos joder», zanja Pineda.

A por Inditex y Telefónica

Pineda se felicitaba con una empleada por haber conseguido un contrato con Unicaja, tras lo que dijo eufórico «y ahora vamos a por Inditex», pero no logró sacarle dinero al grupo textil. Tampoco consiguió reunirse con César Alierta, presidente de Telefónica hasta el pasado 29 de marzo. Según la Udef, Pineda pretendía saber si su teléfono móvil estaba pinchado por la Policía y para ello envió un SMS a Alierta, que le dio largas.