Una de las víctimas tendida en el suelo junto a la furgoneta empleada en el ataque - ABC

Atentado BarcelonaEl terrorismo golpea a España con dos ataques en Cataluña

Una furgoneta irrumpió en las Ramblas de Barcelona arrollando a los peatones, causando víctimas mortales. Hay tres detenidos, aunque se sospecha que el autor del atropello permanecería huido.

Horas después, Cambrils se ha blindado por un intento de atentado en el que los Mossos abatieron los atacantes

Actualizado:

El horror se materializó en Barcelona. Un atentado de corte yihadista golpeó de nuevo a España sembrando de muerte el corazón turístico de la Ciudad Condal. Las Ramblas, repletas de visitantes en una soleada tarde de verano, se convirtieron en un paseo de muerte como consecuencia del atentado que en forma de atropello masivo se llevó la vida de 14 personas y provocó al menos un centenar de heridos, quince de ellos muy graves. Al terror en la capital, se suma un segundo ataque en la localidad costera de Cambrils (Tarragona). Una ciudad repleta de turistas en la que los Mossos han abatido a cinco terroristas, sobre los que se investiga una posible conexión con el acto terrorista de Barcelona.

La tarde empezó negra cuando en Barcelona, siguiendo el mismo patrón de atentados recientes en otras capitales europeas, la investigación policial concluyó que una furgoneta de tamaño medio conducida por una persona arrolló a los cientos de peatones que en ese momento paseaban por la popular arteria barcelonesa, probablemente una de sus postales turísticas más conocidas. Daesh reivindicó el atentado a través de la agencia de noticias Amaq, utilizada ya en otros atentados.

Rondaban las cinco de la tarde cuando un furgoneta irrumpía en el paseo, a esa hora, en plena canícula, casi exclusivamente ocupado por visitantes. El recorrido asesino comenzaba en la parte alta de las Ramblas, a la altura de Plaza Cataluña, donde la furgoneta de inmediato ocupó la parte central destinada a los peatones. A partir de ese momento, un eslalon mortal tratando de arrollar al máximo número de personas. Las escenas descritas por los testigos dibujan un panorama dantesco: familias enteras arrolladas, cuerpos que salían volando, algunos embestidos contra las numerosos puestos de venta -quioscos, floristerías...- que otorgan precisamente color y carácter al paseo.

El recorrido de la furgoneta duró pocos minutos, fue a gran velocidad y recorrió los casi 500 metros que separan el inicio del paseo de su cruce con el mercado de la Boquería, justo encima del popular mosaico de Joan Miró que decora el tramo central de las Ramblas. Según varios testimonios, y confirmaron los Mossos d’Esquadra, el ocupante huyó a pie, y aparentemente desarmado. De inmediato, el despliegue policial fue masivo para intentar dar con los autores de la matanza. Las descripciones de los testigos en sus llamadas al 112 fueron determinantes en las pesquisas.

En el momento del ataque había muchos policías en la zona, pero no pudieron salir en persecución del asesino porque las Ramblas estaban sembradas de cuerpos, algunos con espantosas heridas. El autor material de atentado, por su parte, estaría huido. Los Mossos d’Esquadra relataron que el atentado de ayer está relacionado con el incidente ocurrido el día anterior en la citada localidad tarraconense, donde una explosión en el interior de una casa provocado supuestamente por la acumulación de bombonas de butano y la manipulación de gas provocó la muerte de al menos una persona.

Un segundo ataque en Cambrils de madrugada

Tras las horas de angustia en la ciudad condal, en la madrugada de este viernes, los Mossos d'Esquadra han abatido a cinco presuntos terroristas en una operación policial en Cambrils (Tarragona). Los Mossos han informado de que, presuntos miembros de una célula terrorista, habrían embestido previamente con un vehículo contra varias personas en el centro de esta localidad turística.

Desde los servicios de Emergencias de la Generalitat han informado de seis heridos - dos graves- y un mosso herido leve. Durante la mañana de este viernes se ha confirmado la muerte de una mujer, de manera que el número de muertos en ambos ataques asciende a catorce. Los terroristas simularon llevar explosivos adosados al cuerpo, aunque se ha confirmado que eran falsos. Ya alrededor de las tres de la mañana, los Mossos han confirmado que la situación estaba controlada, pero que la operación en la localidad continuaba abierta. Tras el anuncio, se han sucedido varias explosiones controladas en el centro de la ciudad.

Desde el cuerpo de seguridad de la Generalitat han afirmado que la línea de investigación baraja una posible conexión entre los hechos acaecidos en Cambrils, la explosión de la madrugada del miércoles en Alcanar (Tarragona) y el ataque en Barcelona.

Manipulación de gas

Fuentes de la investigación especulan con la posibilidad de que se trataría de una célula yihadista, integrada por al menos cinco individuos, seis si es que finalmente se confirma que en la explosión de anteayer en Alcanar perdieron la vida dos personas, algo que los Mossos aún no confirman.

En un primer momento se especuló con la posibilidad de que los ocupantes ilegales del inmueble estuviesen manipulando drogas o que se dedicasen a revender gas a los campistas de la zona. Su relación ahora con el atentado de este jueves abre la posibilidad mucho más inquietante de que pudiesen estar preparando un atentado con explosivos. Trascendió también que las furgonetas relacionadas con el atentado -la usada en el atropello y una segunda localizada en Vic- fueron alquiladas en Santa Perpètua de Mogoda con una documentación a nombre del marroquí Driss Oukabir, detenido posteriormente en Ripoll tras ser identificado por una patrulla policial. Driss habría afirmado que le habían robado la documentación y que se presentó cuando oyó su nombre en los medios de comunicación. Este viernes, se ha anunciado que el sospechoso de conducir la furgoneta y atropellar a centenares de personas en Barcelona es el hermano menor de Driss Ourkabir, Moussa Ourkabir, de 17 años, que habría robado la documentación de su hermano.

A lo largo de la tarde, los Mossos detuvieron a dos personas, un español nacido en Melilla y un marroquí que no tienen antecedentes por terrorismo pero «están relacionados de distinta manera con el atentado». Este viernes, han detenido a otra persona en Ripoll, un hombre de unos 30 años que sería amigo de Driss Oukabir Soprano, también detenido. El otro detenido es un melillense arrestado en Alcanar (Tarragona).

La persona muerta en un tiroteo con los Mossos d’Esquadra en la población vecina de Sant Just Desvern (Barcelona), a donde llegó el autor tras saltarse un control policial en la Diagonal y herir a una sargento de la Policía, sería otra víctima. Al parecer, el conductor de la furgoneta de Barcelona se subió al vehículo y fue él quien se saltó el control policial para luego apuñalar al propietario del vehículo.

Caos en la ciudad

De inmediato tras el brutal atropello, el caos se apoderó del centro de Barcelona, con sucesivas estampidas de gente huyendo del lugar de los hechos. Al poco de la llegada de los servicios de emergencia y de los centenares de agentes de la Guardia Urbana y de los Mossos se estableció un perímetro de seguridad que se fue ampliando a medida que pasaba la tarde.

Por momentos, y según pudo constatar de manera presencial ABC, la tensión fue enorme, con varios agentes, pistola en mano, otros con armas largas, en la calle de Tallers en su tramo más próximo a las Ramblas, y otras vías adyacentes, en un intento de dar con el terrorista o terroristas huidos. Aunque posteriormente la Consejería de Interior de la Generalitat negó que hubiese nadie atrincherado, durante varias horas se dio por descontado que al menos uno de los autores se había hecho fuerte en uno de los numerosos restaurantes de la zona.

La confusión era total, en tanto que centenares de personas se habían refugiado a su vez en tiendas y locales. De manera puntual, los Mossos subían las persianas de los establecimientos para ir sacando a las personas en su interior. En algunos casos, y en locales de mayores dimensiones, con las manos en la cabeza, según relataron a ABC algunos testigos.

Viaje a Marruecos

La implicación de al menos cinco individuos en la matanza, aunque solo uno de ellos fuera el autor material, supone que en Cataluña estaba asentada una célula yihadista con conexiones por el momento imprevisibles, pero que centran buena parte de la investigación.

Sí se sabe que Driss Oukabir salió de España el 2 de agosto rumbo a Marruecos y regresó el 12. Tiene antecedentes por delitos comunes. No ha trascendido por el momento si se había detectado en él un proceso de radicalización tras su entrada en prisión.

Las diligencias por este atentado serán instruidas por el titular del Juzgado Central 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, ayer en funciones de guardia, quien junto con el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Jesús Alonso ,se trasladó a Barcelona para la práctica de diligencias tras abrir el sumario correspondiente.

Fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ABC destacaron que el atentado se perpetró con el mismo «modus operandi» que otros perpetrados en distintas ciudades europeas como Niza o Berlín. Además, constatan que los autores de la matanza habían estudiado bien el objetivo y sabían que no había «barreras arquitectónicas» -macetas, bolardos u otros elementos- que impidiesen que los vehículos pudieran subirse a la zona peatonal. Su instalación fue sugerida por el Ministerio del Interior esta última Navidad para evitar episodios como el de la capital alemana, pero las autoridades de la Ciudad Condal consideraron que era innecesario acometer una acción como esa. Esta circunstancia comenzaba anoche a ser motivo de polémica.

Los yihadistas, asimismo, tenían diseñado un plan de fuga, por lo que es de suponer que su intención era la de cometer otros atentadosen cualquier momento. Los Mossos d’Esquadra consideran, no obstante, que salvo el autor material de la matanza todos los miembros de la célula estarían o bien detenidos o muertos, por lo que no se esperaba que pudiera protagonizar nuevos ataques. No se descarta, en cambio, que un tipo que ha demostrado esa sangre fría pueda cometer una barbaridad si se siente acorralado.

Las fuentes antiterroristas consideran que la clave que llevó a los terroristas a atentar en las Ramblas fue que se trata del epicentro turístico de la ciudad, visitado por millones de personas de todo el mundo, lo que les iba a garantizar un enorme impacto mediático, que es uno de los objetivos principales de los yihadistas.

Alerta 4

No solo eso; dada la hora y el día elegido, en pleno agosto y a las cinco de la tarde, se asegurarían de que habría víctimas de varios países.Las primeras identificaciones confirmaban las sospechas: entre las víctimas mortales hay, al menos, un ciudadno belga y tres alemanes, pero es muy posible que haya algún extranjero más. Durante la noche, los Mossos intentaban la plena identificación de todos los afectados.

Desde hace años, y a pesar de los indudables éxitos en la lucha antiterrorista cosechados por España, los responsables de la lucha contra el yihadismo advertían de que tarde o temprano nuestro país sería objeto de un ataque: «No se trata de saber si se va a producir o no -alertaban-; la cuestión es simplemente conocer cuándo y dónde va a ser el atentado».

Con este escenario se ha trabajado y de ahí que se haya mantenido desde hace más de dos años la alerta 4 antiterrorista. Pero además los servicios de Información e Inteligencia han elaborado a lo largo de estos años mapas de riesgo para determinar las zonas donde podía ser más probable que se produjera un ataque como el de ayer. Cataluña estaba en la diana.