Chispas

Si no fuera por Ciudadanos

Nada de foto a tres que recuerde esos gráficos de las recientes encuestas en los que el color naranja cubre tanta o más superficie que el azul o el rojo

Curri Valenzuela
Actualizado:

Hay que ver lo bien que se entienden Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en cuestiones que benefician simultáneamente a sus dos partidos. Lo demostraron otra vez ayer, en su entrevista para acordar un frente común ante la nueva etapa de crisis creada por la investidura del xenófobo Quim Torra como presidente de la Generalitat. Sin prisas y sin conceder a Ciudadanos más que un papel secundario en ese pacto.

El Gobierno quiere conceder un margen de tiempo a Torra mientras consigue que el PNV le apruebe la semana que viene en el Congreso los Presupuestos que garantizan dos años más de estancia de Rajoy en La Moncloa. El PSOE de Sánchez tiene que equilibrar como siempre el alma independentista del PSC con el sentir del resto de los socialistas españoles. A los dos les une el enemigo común, Ciudadanos, que les está sacando los colores en las encuestas con su postura ante la crisis catalana. Sí, a ambos les duelen los ataques a la unidad de España, pero mitigan ese dolor con píldoras de estrategia beneficiosa para sus partidos.

No por casualidad el comunicado conjunto firmado ayer por los dos grandes partidos planteó «la necesidad de preservar la unidad» frente al desafío separatista. Un aviso muy claro a Albert Rivera de que deje de meterles prisa para aplicar nuevamente el 155, esta vez con un carácter más duro que el utilizado durante los últimos seis meses. Sin Ciudadanos, lo más probable es que PP y PSOE permitirían ahora que eso que llaman «la normalidad» se instalara de nuevo en Cataluña: tolerancia desde Madrid a su educación xenófoba, al gasto en subvencionar la independencia, a los desmanes de los Mossos, a todo lo que estamos conociendo gracias al Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional que se cometió en los mandatos de Mas y Puigdemont; a todo lo que facilitó que se celebrara un referéndum ilegal y que se declarara la independencia de Cataluña.

Aún así, Rajoy se reúne mañana con Rivera de invitado de piedra para pedirle que se sume al acuerdo que ayer selló con Sánchez . Nada más. Nada de foto a tres que recuerde esos gráficos de las recientes encuestas en los que el color naranja cubre tanta o más superficie que el azul o el rojo. Si tanto les importa la unidad, ¿por qué no hacen sitio al líder del partido que está llevando la ofensiva constitucionalista y le invitan a pactar con ellos, como se hace con todos los dirigentes políticos cuando se reúne el Pacto Antiterrorista?

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela