Vídeo: El lanzamiento del satélite Paz - ABC

El satélite Paz, un centinela que nunca duerme

Las aplicaciones civiles y militares son importantísimas y también podrá utilizarse para otros campos, como la seguridad, la ciencia o la protección del medio ambiente

MadridActualizado:

Huelga resaltar la vital importancia para el ser humano de sus cinco sentidos. Ellos son nuestra conexión con el mundo, los que nos informan sobre la realidad y durante millones de años han permitido a nuestra especie sobrevivir y evolucionar. Pero sus maravillosas capacidades son limitadas, por lo que la humanidad ha ido desarrollando sentidos artificiales (sensores) cada vez más potentes, para poder avanzar en la práctica totalidad de su actividad: la ciencia, la defensa, el comercio, etc., llevando cada vez más lejos las fronteras de su ambición.

En el ámbito de la vista, el desarrollo de sensores ópticos se remonta a varias centurias. El singular telescopio de Galileo permitió, hace ya cuatrocientos años, probar la teoría heliocéntrica formulada por Copernico cien años antes, lo cual supuso un avance científico extraordinario. Desde entonces se han desarrollado sensores ópticos extraordinariamente avanzados y, en particular, en el ámbito de Observación de la Tierra, se cuenta con satélites equipados con instrumentos ópticos capaces de «ver» con resoluciones de hasta unos 25 cm. Estos sensores, sin embargo, aparte de otras limitaciones, no pueden atravesar las nubes ni funcionar por la noche, por lo que se han desarrollado otros entre los que destaca por sus capacidades el Radar de Apertura Sintética (SAR).

Paz es un satélite equipado con un sensor SAR de altísimas prestaciones (disponibles en menos de una decena de países en el mundo). Genera a bordo una onda electromagnética que transmite hacia la Tierra, en la que se refleja, y que recibe, de vuelta, conteniendo la información de la superficie en la que se reflejó, es decir, la imagen, con altísimas calidad (resolución de hasta 25 cm), agilidad (imágenes de un mismo objetivo cada 24 horas) y versatilidad en el tipo de imagen obtenido (tiras, mosaicos o puntos).

Aunque la iniciativa para el desarrollo de este satélite partió del Ministerio de Defensa y este Ministerio ha sido, con el apoyo financiero del Ministerio de Industria, su principal promotor y receptor de sus imágenes, las aplicaciones en el sector civil serán también importantísimas en los más variados campos como el caso de la seguridad, la ciencia, la protección del medio ambiente, las fuentes de materias primas, el desarrollo sostenible, la movilidad o los desastres naturales, así como en numerosas aplicaciones comerciales.

El sistema Paz se compone de un «Segmento Vuelo», el satélite, que ha sido desarrollado bajo el liderazgo de la empresa Hisdesat y un «Segmento Tierra», de gran complejidad derivada de la altísima capacidad del satélite y desarrollado bajo la dirección del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), Organismo Público de Investigación dependiente del Ministerio de Defensa.

El Segmento Tierra canaliza las peticiones de los usuarios, planificando la toma de las correspondientes imágenes y controlando el satélite y su sensor SAR para, finalmente, recibir las imágenes y procesarlas, a fin de hacerlas interpretables por el último sensor de la cadena hasta nuestro cerebro, que sigue siendo el ojo humano. También se ocupa de la calibración, validación, archivo, catálogo y diseminación de las imágenes a los usuarios.

*Ángel Moratilla es responsable de la subdirección General de Sistemas Espaciales del INTA.