España

El Congreso dice «no» a Rajoy por segunda vez por 180 votos en contra frente a los 170 a favor

Como ya ocurrió el miércoles, ninguno de los diputados ha optado por la abstención

Rajoy a Sánchez: «Usted tiene el deseo poco confesable de repetir las elecciones» - ABC

El Congreso de los Diputados ha decidido esta tarde que Mariano Rajoy no sea presidente del Gobierno por 180 votos en contra frente a 170 a favor. Como ocurrió el miércoles en la primera votación, no ha habido abstenciones por parte de ningún miembro del PSOE o de otras formaciones, y los diputados que han votado «sí» han sido los de PP, Ciudadanos y Coalición Canaria.

Minutos antes de la votación, la Cámara Baja ha vibrado con las intervenciones de los distintos líderes políticos en la última sesión plenaria del debate de investidura de Mariano Rajoy. A escasos minutos de que comience la cuenta atrás para la celebración histórica de unas terceras elecciones en España, ninguna posición ha cambiado. Los dicursos del candidato popular y el líder socialista, con un tono más vehemente y duro aún que en la sesión anterior, han rubricado la imposibilidad de pensar en cualquier tipo de acuerdo de Gobierno.

Rajoy ha sido el primero en intervenir para volver a pedir a los socialistas que abandonen los «pretextos» y no bloquen la formación de Gobierno. Su advertencia ha sido muy clara: «el no gobierno tiene coste. Pasará una alta factura. Y tendremos que pagarla entre todos».

Con gesto serio, el jefe del Ejecutivo en funciones ha defendido que «tenemos todos el deber de reflexionar antes de colocar a España en una situación irreversible». Durante su discurso, le ha acusado también de no ser sincero y no reconocer que su objetivo es convocar unos nuevos comicios.

Estas palabras no solo han caído en saco roto sino que han sentado muy mal a Sánchez que ha subido a la tribuna de oradores dispuesto a descargar toda su artillería. Ha insistido en que no cuenta con «la confianza» del PSOE, pero ha ido más allá al subrayar que incluso Ciudadanos y Coalición Canaria tampoco la tienen porque «han dicho que lo hacían (votar sí a Rajoy) por España, y no porque confíen en este candidato».

También ha recordado que su valoración es la «peor de la democracia» y le ha acusado de defraudar «la confianza de los españoles» lo que ha provocado una cascada de abucheos y protestas desde la bancada popular. Pero la indignación ha crecido entre los populares cuando Sánchez ha intentado darle la vuelta al discurso de Rajoy para acusarle de trazar una «estrategia pensando en las terceras elecciones» acusándole de ser el responsable de las mismas si llegan a convocarse.

Pastor ha tenido que intervenir para rogar silencio a todos los presentes pero el deorden en ambas bancadas era tal que ha tenido que advertir de que, de continuar el desorden, la siguiente vez realizaría amonestaciones individuales.

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias ha apremiado a que el PSOE tome una decisión y apueste por formar un Gobierno de izquierdas. «Les tengo que pedir que se aclaren», ha dicho. Sin embargo, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, con un discurso muy templado, ha preferido emplazar tanto a Sánchez como a Rajoy a que reflexionen sobre la razón de sus fracasos. Además, Rivera ha querido terminar pidiendo «perdón a los españoles» porque «nos escogieron para buscar soluciones» y «yo me siento partícipe del fracaso de esta cámara».

Según fuentes socialistas citadas por Efe, Pedro Sánchez se pondrá en contacto la próxima semana con el de Podemos, Pablo Iglesias, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, para sondear su parecer respecto al llamamiento que hoy les ha hecho desde la tribuna para buscar una «solución al atasco político» que vive el país.

Toda la actualidad en portada

comentarios