Rivera puede lanzar al PP en brazos del PSOE

Casi la mitad de quienes votaron a Xavier Albiol hace dos años lo harán ahora por Inés Arrimadas

Curri Valenzuela
MadridActualizado:

Los votos que los catalanes emitan el próximo día 21 no solo servirán para elegir a su gobierno. Aunque les pese a esa mitad que quiere desenchufarse de España, su comportamiento va a influir en la duración de la legislatura de Mariano Rajoy y en las próximas elecciones a celebrar en el resto del país. Una perspectiva que asusta al PP por el crecimiento de Ciudadanos no solo en Cataluña y que puede abrir la puerta a un entendimiento con el PSOE a nivel nacional.

Casi la mitad de quienes votaron a Xavier Albiol hace dos años lo harán ahora por Inés Arrimadas, concluía la encuesta del CIS publicada esta semana. Ya en 2015 se produjo el sorpasso: Ciudadanos subió de 9 a 25 diputados mientras el PP bajó de 19 a 11. Desde entonces los estudios de opinión han ido reflejando el aumento de esa tendencia mientras el Gobierno de Rajoy dejaba a los de Rivera la iniciativa de hacer una oposición frontal al independentismo. Hoy está claro que buena parte d el voto útil contra quienes quieren marcharse de España se ha ido a Ciudadanos.

El PP nacional se refugia en el argumento de que Albiol es un candidato mucho más flojo que Arrimadas, como si no le hubieran elegido ellos a dedo. Ahora le llueven las críticas de los suyos en voz baja y los lamentos de no haber apostado por la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat. El Gobierno continúa quitando importancia al auge de Rivera con el argumento de que es muy fácil mantener posturas intransigentes cuando no se tiene que gobernar. Pero en ambos lugares se reconoce que Ciudadanos está subiendo en las encuestas de ámbito nacional. Mucho. Y eso les asusta.

Suponiendo que la encuesta del CIS se convierta en realidad el día 21, que ya es mucho suponer, Rajoy tendrá que celebrar esa noche la derrota del process, pero sin duda lo hará de mala gana al presenciar como el tándem Rivera-Arrimadas proclama su gran victoria y, acto seguido, reclama su derecho a gobernar. Es por eso, oído al parche, por lo que en el PP ya se está especulando con la posibilidad de que les convenga más una Generalitat presidida por Miquel Iceta. Lo acaba de apuntar la presidenta del PSOE, Macarena Navarro, en unas declaraciones que han pasado desapercibidas: que los socialistas podrían negociar su apoyo a los Presupuestos de Rajoy en un acuerdo de «yo en Cataluña, tu en Madrid» que quitaría a los dos grandes la pesadilla del crecimiento de Rivera.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela