Albert Rivera se fotografía con los comités autonómicos de su partido
Albert Rivera se fotografía con los comités autonómicos de su partido - EFE

Rivera pone en alerta a todos sus cargos al advertir que nadie está a salvo de ser sustituido

La crisis en la Comunidad de Madrid por el caso Cifuentes ha reforzado a Ignacio Aguado, después de que su relevo estuviera casi decidido

MadridActualizado:

Sonrientes ante el estrado los dirigentes territoriales de Ciudadanos escucharon ayer a Albert Rivera decirles que va a haber más fichajes como el de Manuel Valls. Y les pedía que lo entendiesen. «Espero que comprendáis y entendáis que para gobernar es importante que gente buena se incorpore a nuestras listas», les dijo Rivera.

Tras la clausura del I Encuentro Nacional de Ciudadanos todos se hicieron un selfie y siguieron sonriendo. Como si el que apretaba el botón no les acabase de decir que por mucho que no se muevan ya decidirá él si salen o no en la foto. Solo en un partido que hace gala de la centralización de las decisiones puede entenderse esa aceptación.

En esa foto estaba Carina Mejías, que el día antes se había enterado de que Rivera le había propuesto a Manuel Valls ser su candidato a la alcaldía de Barcelona. Una oferta que la deja a ella en una compleja situación. El mensaje debió llegarle también a Ignacio Aguado, portavoz del partido en la Comunidad de Madrid. Fuentes de la dirección aseguran que el caso del máster de Cristina Cifuentes «puede haberlo salvado», apuntando a que su relevo como candidato a la presidencia regional era una decisión «prácticamente tomada». Y que el gran problema era buscar un sustituto. Las dudas eran tan profundas que algún dirigente muy destacado puso encima de la mesa el nombre de Patricia Reyes, diputada en el Congreso.

Su caso es similar al de Miguel Sánchez, portavoz en la Región de Murcia. En ambos casos la dirección nacional está satisfecha con cómo han actuado en las crisis en sus parlamentos, ejecutando «muy correctamente» las directrices de la dirección nacional. En el caso de Aguado el resumen es claro: el caso Cifuentes ha sido un salvavidas, su posición es hoy más sólida que hace un mes.

En Ciudadanos insisten en que no significa necesariamente una revolución, pero que a día de hoy hay pocas certezas absolutas sobre los cabezas de cartel. Rivera apenas ha mostrado un compromiso claro en forma de apoyo público con Begoña Villacís como candidata a la alcaldía de Madrid y en menor medida con Fernando Giner como candidato en Valencia.

Cs no va a celebrar formalmente sus procesos de primarias hasta comienzos de 2019, para dejar tiempo a que puedan producirse estas incorporaciones. El líder de Ciudadanos intentó atajar cualquier conato de malestar recordando a quienes escuchaban que muchos de ellos llegaron de igual modo hace cuatro años: «Van a venir y van a llegar más independientes. Y digo más porque algunos llegasteis como independientes a Ciudadanos».