España

El responsable del ataque de Arran a un restaurante de Palma se enfrenta a una posible multa global de 1.200€

La Delegación del Gobierno en Baleares ha abierto un expediente sancionador a la persona que habría organizado el acto vandálico

El responsable del ataque de Arran a un restaurante de Palma se enfrenta a una posible multa global de 1.200€
JOSEP MARÍA AGUILÓ Palma De Mallorca - Actualizado: Guardado en: España

La Delegación del Gobierno en Baleares ha anunciado este jueves, a través de un comunicado, que ha abierto un expediente sancionador al «responsable del ataque protagonizado por el grupo independentista Arran contra un restaurante del Muelle Viejo de Palma, que tuvo lugar el pasado 22 de julio y que fue posteriormente difundido a través de las redes sociales por parte de los miembros de Arran».

El organizador del acto vandálico habría cometido una infracción administrativa grave, «por el uso de artículos pirotécnicos careciendo de la autorización requerida», por lo que se propone una sanción de 900 euros. Además, habría cometido también una infracción leve «por celebrar una manifestación en lugar público». En este caso, la multa propuesta es de 300 euros. En total, la sanción que podría tener que pagar el promotor del ataque podría ascender a 1.200 euros.

Cabe recordar que el pasado 22 de julio diversos activistas de Arran lanzaron confetti en el interior de un restaurante palmesano y encendieron bengalas en el exterior. Durante el ataque, los jóvenes que participaron en el mismo desplegaron varias pancartas, con mensajes como «Tourism kills Mallorca» («El turismo mata Mallorca») o «Aquí s'està lliurant la lluita de classes» («Aquí se está librando la lucha de clases»).

El vídeo que mostraba la acción de Arran iba acompañado de un texto reivindicativo. «Paremos el turismo masivo que destruye Mallorca, que condena a la clase trabajadora de los Países Catalanes a la miseria», señalaba dicho texto. Este movimiento radical ha anunciado nuevas acciones contra el turismo en breve, en el marco de la campaña «Sobirania, dret i autodeterminació» («Soberanía, derecho y autodeterminación»).

La nota de la Delegación del Gobierno en Baleares indica que a raíz de dicha actuación vandálica, la Policía Nacional denunció a A.M.M. como presunto «responsable de una concentración no comunicada» en la que participaron «unos 40 jóvenes» en el Muelle Viejo de Palma «portando pancartas reivindicativas en contra del turismo, botes de humo de color rojo y al menos dos bengalas».

Según el comunicado, «el propio A.M.M. manifestó ser el responsable del acto a la Policía Portuaria que acudió a los hechos y que, posteriormente, contactó con la Jefatura Superior de Policía en Baleares para dar aviso de lo sucedido».

Una vez que haya sido notificada ya la resolución sancionadora de la Delegación del Gobierno, el presunto responsable de los hechos dispondrá de un plazo de 15 días hábiles para optar entre realizar el pago voluntario, con reducción de la sanción en un 50 por ciento, o formular las alegaciones y proponer las pruebas que estime oportunas ante el instructor.

En ese contexto, la delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, ha vuelto a defender este jueves al sector turístico, «nuestra principal actividad económica y la que está generando más puestos de trabajo en las Islas». Para Salom, «ese tipo de comportamientos no pueden quedar impunes, porque atentan contra nuestra convivencia y contra aquello que nos da de comer».

Por su parte, el vicepresidente del Ejecutivo autonómico y consejero de Turismo, el econacionalista de MÉS Biel Barceló, ha expresado su «rechazo absoluto» hacia el acto vandálico del pasado 22 de julio. En una entrevista televisiva, Barceló ha pedido que las críticas, cuando se hagan, sean «pacíficas» y «discretas». Preguntado sobre los activistas de Arran, el consejero balear ha dicho que, a su juicio, «están errando en el punto de mira».

Toda la actualidad en portada

comentarios