El rapapolvo de Soraya Sáenz de Santamaría a Rufián por sus «teatrillos» en el Congreso

La vicepresidenta ha subrayado que la «actuación» del portavoz adjunto de ERC es la mejor muestra de que el Congreso es una Cámara democrática y el Parlament no lo es

MadridActualizado:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reprochado al portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, «teatrillos» como el de llevar hoy una impresora al pleno del Congreso en defensa del 1-O y ha contrastado que eso se le permita con la «tiranía» demostrada por el Parlament.

Sáenz de Santamaría ha lanzado estos reproches a Rufián en la sesión de control del pleno de la Cámara baja y en respuesta a una pregunta del diputado de ERC en la que ha instado a explicar por qué considera que el proceso que está volviendo Cataluña supone «la muerte de la democracia».

La vicepresidenta ha subrayado que el mejor termómetro de una democracia es el trato que se da al discrepante, y ha considerado que su «actuación» de hoy es el mejor ejemplo de que el Congreso es una Cámara democrática y el Parlament no lo es.

«Usted puede venir hoy aquí a decir lo que quiera y traerse puesto lo que le venga en gana. Puede traerse incluso la impresora para enseñarnos a hacer manualidades para fabricarse el referéndum en casa», ha añadido

En esa línea ha proseguido: «Esta democracia que tanto le asfixia, le permite hasta sus teatrillos semanales, mientras lo que vimos en el Parlamento de Cataluña el otro día fue un ejercicio de tiranía que nadie puede defender».

Durante su intervención, el portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha mostrado una impresora en defensa del referéndum ilegal del 1 de octubre. «Esto es el cuerpo del delito. Una humilde impresora republicana», ha proclamado entre los abucheos de la bancada popular.

Rufián ha continuado diciendo que su impresora no es «muy peligrosa» porque no es capaz de imprimir «billetes de 500» y ha pedido al Gobierno que «deje de hacer el ridículo» persiguiendo impresoras en lugar de «corruptos y ladrones». «Nos vemos en la urnas», ha concluido.