El presidente Rajoy, al llegar al Congreso - AFP

Rajoy: «Es urgente volver cuanto antes a la legalidad y poner fin a este desgarro»

«No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia y la ilegalidad», afirma el presidente en el Pleno

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha comparecido la tarde de este miércoles en el Pleno del Congreso de los Diputados para explicar la actuación del Gobierno tras el referéndum ilegal del 1 de octubre. Rajoy ha subrayado que es urgente volver a la legalidad y poner fin al desgarro en Cataluña, «con serenidad, prudencia y para recuperar la convivencia».

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

Desde la tribuna del Congreso, el presidente ha explicado que el requerimiento que se envía a Puigdemont, «al amparo del artículo 155, pretende ofrecer a los ciudadanos la claridad y seguridad que requiere una cuestión de tanta importancia. La respuesta marcará el futuro de los acontecimientos en los próximos días. En su mano está volver a la legalidad. Deseo fervientemente que acierte en su respuesta».

«Resulta urgente volver cuanto antes a la legalidad, y hacer que termine la tensión social y el deterioro económico», ha advertido Rajoy. El presidente ha recordado que ha buscado un apoyo responsable y generoso de las fuerzas políticas. «Importa mucho la unidad de los demócratas, y desde aquí me comprometo a mantenerla y si es posible ampliarla».

Según Rajoy, «es hora de poner fin a este desgarro y hacerlo con serenidad, con prudencia y con el objetivo último de recuperar la convivencia».

«Siempre he sido un firme partidario del diálogo para resolver los conflictos», ha señalado Rajoy, pero ha insistido en que debe hacerse siempre dentro de la ley. «No puedo más que agradecer la preocupación» de los mediadores, «pero no hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia o la ilegalidad», ha afirmado Rajoy.

Escalada de radicalidad

El presidente ha insistido en que se puede dialogar, sobre servicios públicos, financiación, perfeccionamiento de autogobierno o para mejorar el marco de convivencia. «Se puede hablar de todo lo que la Constitución permite hablar, incluso se puede plantear su reforma», ha explicado. Eso sí, la reforma solo se puede hacer mediante las reglas ya establecidas.

Rajoy ha hecho un repaso de todo lo que ha ocurrido en las últimas semanas en Cataluña: «Lo que vivimos estos días no tiene que ver con diferencias políticas. Estamos ante el cuestionamiento del imperio de la ley y el Estado de Derecho».

A su juicio, se ha vivido una «escalada de radicalidad, desobediencia y tumultos de la que no existen precedentes en la historia reciente».

Rajoy ha denunciado el «ataque desleal y muy peligroso contra nuestra Constitución, la unidad de España, el propio Estatuto de Cataluña y contra la convivencia de los ciudadanos. El 1 de octubre, el Gobierno autonómico incumplió la ley, las sentencias, su propia legalidad y soliviantó las calles para simular una legitimidad de la que carecían.

Su conclusión tras el 1-O es que «el referéndum ilegal ha fracasado rotundamente. En consecuencia, ningún supuesto resultado puede ser esgrimido como argumento para legitimar ninguna decisión política».

Plan antidemocrático

Rajoy ha denunciado que los independentistas tienen una estrategia deliberada para separar Cataluña del resto de España, un plan antidemocrático desde sus orígenes por sus métodos y en sus consecuencias. «Ante este golpe a nuestro modelo de convivencia, la respuesta del Estado ha sido ajustada a Derecho, proporcionada e integral».

El presidente ha subrayado el nulo apoyo internacional de Puigdemont y los suyos: «No existe un solo país en el mundo que se haya tomado minimamente en serio lo que vivimos el 1 de octubre. El Estado ha actuado como habría hecho cualquier país democrático. Debo agradecer a quienes de manera ejemplar y en condiciones muy difíciles han cumplido su deber en la defensa del bien común, los jueces, fiscales, Policía y la Guardia Civil. Todo dentro de la ley y para defender la ley».

Por eso, Rajoy ha apuntado a los únicos responsables del golpe: «Los únicos responsables son aquellos que se empeñaron en mantener esa convocatoria a sabiendas de que era inviable. Los que mantuvieron su desafío a la Constitución. No busquen otros culpables distintos a los verdaderos culpables».