El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy - ISABEL PERMUY

Rajoy, a la prensa italiana: «He salvado España y ahora toca cerrar las heridas»

El presidente asegura que «nadie ha hecho una propuesta clara sobre lo que habría que cambiar» en la Constitución

MADRIDActualizado:

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha sido el protagonista de la portada de este miércoles del diario italiano «La Repubblica» además de abrir su página web desde primera hora. El titular que encabeza la entrevista es: «He salvado España y ahora toca cerrar las heridas».

Preguntado por el director del rotativo, Mario Calabresi, sobre si cree que la Comisión para la reforma de la Constitución podría generar un modelo autonómico más avanzado, Rajoy señala que «nunca» se ha opuesto a modificar la Carta Magna. «Nunca me he opuesto abiertamente a una reforma de la Constitución de 1978. De hecho se ha reformado en dos ocasiones con el apoyo de mi partido. Pero nadie ha hecho una propuesta clara sobre lo que habría que cambiar», responde.

A lo que agrega: «Se habla de reformar la Constitución pero hasta ahora nadie ha indicado claramente cuál sería el objeto de esa reforma, por lo que son palabras vanas. Pero estoy dispuesto a dialogar. Escucharemos las propuestas que llegarán a la comisión. Hasta ahora no las ha habido».

Preguntado si baraja realizar concesiones a la autonomía catalana, Rajoy recuerda que «España es uno de los países con un nivel de descentralización política y administrativa más alto de Europa». Y, aunque asegura estar «siempre dispuesto al diálogo», se negó a «romper la soberanía nacional».

«España será lo que decidan todos los españoles, no solo una parte. Es como si en Italia se convocara un referéndum donde solo pueden votar los sicilianos o lombardos y no todos los ciudadanos. Eso significaría romper la soberanía nacional y la igualdad de los ciudadanos», explicó.

El presidente español considera que la situación en Cataluña «ha mejorado» después de atravesar «una situación dificilísima, un estado de emergencia» con el proceso soberanista, que derivó en una declaración unilateral de independencia el 27 de octubre.

Calabresi señala que el presidente español habla veloz y que de él no cabe esperar ninguna apertura a los independentisas porque la vía de Rajoy es solo una: «El respeto a la unidad nacional y a la Constitución». En el rotativo italiano, el líder del PP afirma que no se pueden hacer negociaciones con quienes «han creado tanta fractura no solo política, sino entre las personas, las familias y los amigos. Hemos tenido una paciencia infinita, pero ellos no se detuvieron y crearon un estado de emergencia».

Tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución «reina una mayor tranquilidad» ya que «el gobierno de Cataluña está en manos del gobierno español». En cuanto a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, preguntado por las posibles vías de salida, Rajoy asegura que «en realidad solo hay una: el respeto a la Constitución».

«Los independentistas han decidido presentarse a estas elecciones que se desarrollarán en el marco de la Constitución vigente. Espero que en el próximo parlamento los favorables a la Constitución sean mayoría respecto a los secesionistas», considera. «Pero quienquiera que sea elegido, la primera cosa que deberá hacer será respetar la ley», zanja.

El presidente cree que «el proceso independentista se basaba en presupuestos falsos». «Decían que la economía no habría sufrido y por contra muchas -cerca de 2.000- son las empresas que han abandonado Cataluña. Esperaban el apoyo europeo pero no lo han tenido de nadie, ni en Europa ni en el mundo», recordó. «La Unión Europea ha aislado a los independentistas. No debemos dividir el país», ha dicho.

En su opinión, «hoy la situación mejora» y expresó su convicción de que tras las elecciones «iniciará una fase de normalidad». Rajoy consideró que la reacción de Europa ante la crisis catalana «ha sido ejemplar» y expresó su gratitud a sus socios europeos porque «han hecho lo que debían» ante una situación «que es un problema de todos» y no solo de España.

«El proceso independentista golpea los principios, los valores y las bases de la propia Unión Europea», criticó. Reconoció además que la fractura social «ya existe» en Cataluña pero abogó, como hemos comentado en el primer párrafo, por «actuar juntos para cicatrizar esas heridas y hacer lo posible para que no suceda algo similar en el futuro». En la entrevista, Rajoy tampoco esconde su preocupación por las inferferencias del frente ruso y por la deriva populista surgida en Europa en los últimos años.