El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la conferencia de prensa ofrecida de ayer en Bruselas - EFE

Rajoy llevará los Presupuestos al Congreso aun sin acuerdo cerrado

El Gobierno dará luz verde a las cuentas públicas de 2018 antes de Semana Santa

Enviado especial a BruselasActualizado:

Los ataques de la oposición, incluido el «socio preferente» del Gobierno, Ciudadanos, al presidente Rajoy por no llevar los Presupuestos de 2018 al Congreso ya tiene respuesta. La Moncloa ha optado por pasar la pelota a los grupos parlamentarios, y tendrá listo el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018 antes de Semana Santa, «Antes del 25 de marzo, que es cuando empieza», precisó Mariano Rajoy en Bruselas, tras participar en la cumbre informal de los 27.

Hasta ahora desde el Gobierno se había supeditado la presentación del proyecto a la existencia de un acuerdo previo. Pero se ha producido un giro en la estrategia del Ejecutivo. Primero lo adelantó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y después fue el presidente quien aseguró que el Consejo de Ministros dará luz verde a las cuentas publicas en cuatro semanas, con varios meses de retraso. Se imitará así prácticamente el calendario del año pasado, con los Presupuestos de 2017. El objetivo es que las nuevas cuentas entren en vigor antes del verano, para que en julio pueda aprobarse el techo de gasto de los siguientes Presupuestos, los de 2019.

La realidad es que Rajoy no tiene asegurados en absoluto los acuerdos. Le falla primero el PNV, que con el 155 vigente en Cataluña no quiere ni arrimarse al Gobierno. Y también cojea por la parte de Ciudadanos, que ha aprovechado para marcar todas las distancias posibles con Rajoy e intentar ir ganando terreno en las encuestas. La Moncloa siempre sostuvo que sin acuerdo no se presentaría el proyecto en el Congreso, para evitar una dura derrota parlamentaria,

Pero el criterio ha cambiado. Ahora el presidente del Gobierno da el paso de llevar las cuentas al Congreso. Y ahí se tendrán que retratar todos en la negociación. En La Moncloa confían en que para entonces se haya normalizado la situación en Cataluña. Rajoy, por cierto, celebró ayer el resultado de la última encuesta del «CIS catalán», en la que los independentistas pierden claramente posiciones. «Es muy positivo», remarcó.

Rajoy se mostró «esperanzado» en que se produzca un acuerdo presupuestaria que daría estabilidad política durante el resto de legislatura. Fuentes de La Moncloa confirmaron ayer a ABC que si se produce una derrota parlamentaria, no habrá un adelanto electoral, sino que se mantendrán prorrogadas las cuentas de 2017.

El presidente también se refirió ayer al relevo que debe producirse en el Ministerio de Economía, con la elección de Luis de Guindos como próximo vicepresidente del Banco Central Europeo. Rajoy negó que vaya a producirse el cambio antes del lunes, como quería Guindos. Y subrayó los requisitos que debe reunir la persona que ocupe su lugar: competencia, capacidad de trabajo e ilusión. Sobre todo, incidió en que el nuevo titular de Economía debe conocer en profundidad los temas que están ahora mismo sobre la mesa, es decir, se los tiene que tener estudiados ya, y debe estar familiarizado con ellos.