Mariano Rajoy durante su intervención esta mañana - EFE

Rajoy incluirá en los Presupuestos una subida de las pensiones mínimas y de viudedad

Traslada a los grupos de la oposición la responsabilidad de que estas alzas se conviertan en realidad

Rechaza derogar el factor de sostenibilidad y lo justifica como garantía de las pensiones de los jóvenes

Envía un mensaje de tranquilidad sobre el futuro del sistema pero advierte que deben mantenerse las reformas del PP

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acudido esta mañana al Congreso de los Diputados con un as en la manga para el Pleno monográfico sobre pensiones: el anuncio de «una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad» y la concentración de las «ayudas fiscales en el IRPF para pensionistas y familias» en el proyecto de Presupuestos.No ha anunciado cuantías ni estimado el número de beneficiarios. En el discurso que llevaba escrito recogía el 23 de este mes como el día de su aprobación en el Consejo de Ministros pero Rajoy no ha querido leer esa frase.

Con este anuncio, el jefe del Ejecutivo traslada a los grupos de la oposición la responsabilidad de que estas medidas se lleguen a convertir en realidad, ya que el PP no tiene asegurados aún los apoyos parlamentarios para aprobar las cuentas de este año. Y es que si bien el Gobierno tiene la potestad de aplicar las subidas que considere adecuadas en las pensiones, cualquier alza debe estar recogida en los Presupuestos anuales. El grupo que vote en contra de las nuevas cuentas, estará oponiéndose a estas medidas. Una hábil forma de intentar allanar el camino a las nuevas cuentas, necesitadas del visto bueno del PNV o la abstención del PSOE.

[Sigue en directo el pleno sobre el futuro de las pensiones]

Pero pese a este gesto con los pensionistas, Rajoy ha dejado claro que no atenderá la reclamación principal de los colectivos de jubilados que se están manifestando en la calle: no dará marcha atrás al factor de sostenibilidad ni las pensiones volverán a estar indexadas al IPC. Al menos, mientras el PP esté en el Gobierno porque hacerlo pondría en riesgo las pensiones de los jóvenes.

Rajoy ha defendido así el factor de sostenibilidad como la garantía que permitirá que los jóvenes que hoy pagan las pensiones las cobren en el futuro. «¿O acaso alguno de ustedes cree razonable exigir a los jóvenes españoles que coticen para las pensiones de hoy, sin ser capaces de garantizar las suyas en el futuro?», se ha preguntado retóricamente. «Eso es el factor de sostenibilidad: hacer frente a nuestras responsabilidades para poder seguir pagando las pensiones a nuestros hijos. Significa hablar de garantía, hablar de futuro y hablar de esperanza de vida y de pacto entre generaciones, presentes y futuras. La sostenibilidad no es otra cosa que ser solidarios en el futuro con quienes están siendo solidarios en el presente», ha defendido.

El jefe del Ejecutivo no ha modificado esta postura, ni siquiera tras comprobar que está solo en la Cámara Baja en este asunto. Dos de sus socios en los Presupuestos, PNV y Coalición Canaria, se han posicionado al lado de la izquierda para reclamar que las pensiones se revaloricen lo mismo que la inflación, mientras su aliado principal, Ciudadanos, se ha mantenido en un terreno intermedio.

La comparecencia del presidente ante el Pleno se ha producido a petición propia y como respuesta a una solicitud de Unidos Podemos apoyada por el PSOE. A ellos, les ha enviado varios mensajes a lo largo de su comparecencia. «Este sistema no se defiende sólo con palabras, sino que se defiende con realismo, con reflexión, con números y también, tengo que decirlo evitando cualquier tipo de demagogia. Y defenderlo sin demagogia quiere decir pensar en soluciones que no miren sólo a lo inmediato, sino que atiendan a la sostenibilidad en el medio plazo», les ha recriminado.

Volvía a acusar así al PSOE y Podemos de estar utilizando a los pensionistas como arma de desgaste político contra el Gobierno. «No merecen actitudes frívolas ni demagógicas. Merecen respeto y dignidad y que nadie les utilice en ningún debate ni en ninguna ambición». Cree Rajoy que la posición de la izquierda es lo que pone en riesgo la sostenibilidad del sistema porque son las reformas del PP las que garantizan la viabilidad de las pensiones. «Si no se revierten las decisiones tomadas, recuperaremos el equilibrio del sistema», ha advertido. «Continuar así es la clave para que nuestras pensiones puedan seguir pagándose y sean mejores en el futuro», ha insistido.

Rajoy ha renovado su compromiso de que las pensiones mantendrán siempre una línea ascendente mientras él ocupe La Moncloa: «Mientras yo sea presidente del Gobierno las pensiones no se van a congelar. Subirán siempre y haré lo que pueda para mejorarlas». Rajoy ha defendido sus reformas económicas y el papel del Pacto de Toledo como espacio de negociación: «Para mí las pensiones son una política de Estado».

Rajoy ha iniciado su discurso demostrando que es consciente de que en los últimos días el malestar social y las dudas sobre el futuro del sistema han ido en aumento. «Sé que muchos españoles han podido sufrir cierto desasosiego», ha reconocido. Y ha querido arrancar con un compromiso: «Todos los pensionistas de hoy y los que lo serán en el futuro han de saber que estamos comprometidos con ese pacto entre generaciones», y con una posición de su Gobierno: «Las pensiones para nosotros son irrenunciables».

Rajoy ha apelado en varios momentos al «realismo» para hacer frente a los «retos demográficos» desde una «visión equilibrada». Se ha extendido el presidente en la cuestión demográfica, ofreciendo el dato de que el pasado mes de febrero se pagó una factura de 10.100 millones de euros en pensiones, mientras que en 2011 esa cifra mensual era de 2.000 millones de euros menos. Y revelando que este año, y sin revalorización alguna, la entrada de nuevos pensionistas supondrá un coste de 3.800 millones de euros.

Ha defendido el papel de los pensionistas durante la crisis: «El sistema ha cumplido su misión. Ha sido garantía de rentas para millones de hogares», y ha planteado que para garantizar el sistema a futuro son necesarias dos cosas: «Un mínimo consenso a la hora de poner en marcha las reformas imprescindibles» y mantener las políticas de empleo: «Es preciso seguir creando empleo. Más y mejor empleo».