Rajoy, entre el líder del PP canario, Asier Antona; el presdiente de Nueva Canarias, Román Rodríguez, y su diputado, Pedro Quevedo, ayer en Las Palmas tras la firma del acuerdo presupuestario
Rajoy, entre el líder del PP canario, Asier Antona; el presdiente de Nueva Canarias, Román Rodríguez, y su diputado, Pedro Quevedo, ayer en Las Palmas tras la firma del acuerdo presupuestario - EFE

Rajoy cierra con el nacionalismo canario su voto a los Presupuestos

UPN exige al Gobierno que no pacte políticas de presos con el PNV si quiere su apoyo. El martes y el miércoles se votan las cuentas en el Congreso

MadridActualizado:

El Gobierno encara desde mañana la que seguramente sea su semana más decisiva. El Pleno del Congreso debatirá y votará el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, que es la llave para que Mariano Rajoy se asegure la legislatura hasta el final: 2020. El Ejecutivo del PPha repetido la fórmula del año pasado con una compleja negociación a seis bandas con Ciudadanos, PNV, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nueva Canarias. Estos siete grupos parlamentarios suman 176 escaños, imprescindibles para salvar las cuentas frente a los 174 que suman el resto de la oposición.

El presidente Rajoy viajó ayer a Las Palmas para cerrar su acuerdo con Nueva Canarias, tras haberlo hecho ya con el otro partido nacionalista de las islas, Coalición Canaria. El partido de Román Rodríguez apoyará las cuentas a cambio de diversas ventajas para el archipiélago, como el 75% de descuento en el transporte de pasajeros canarios, más bonificación para el de mercancías y la mejora del Régimen Económico y Fiscal (REF).

Rajoy, «reconfortado»

Rajoy agradeció el apoyo de los dos partidos canarios:«Hemos antepuesto el interés general a cualquier otra consideración», algo que en las circunstancias actuales «difíciles» es «muy reconfortante y demostrativo de que en España también se puede hacer política».

La fragmentación del hemiciclo, y más aún lo enconado del panorama político español por el golpe independentista en Cataluña, ha situado la negociación multipartita de este año en el alambre. El PNV ha supeditado su apoyo a Rajoy al final de la intervención del 155, aunque la investidura de Quim Torra y la expectativa de que se forme un nuevo Govern acercan el «sí» de los nacionalistas vascos, muy críticos con la incapacidad de los independentistas catalanes de encauzar la situación en Cataluña. El lendakari, Iñigo Urkullu, afirmó hace unos días que el PNV tenía «las manos libres» para pactar y denunció la irresponsabilidad de Puigdemont por bloquear el Govern.

El PNV decidirá mañana en su sede de Sabin Etxea de Bilbao su apoyo a los Presupuestos para el que arrancaron un inesperado logro político: una subida generalizada de las pensiones, tal y como avanzó ABC. En el debate de enmiendas celebrado esta semana han cosechado otras partidas por valor de 70 millones de euros, entre las que sobresale el permiso para que el aeropuerto de Foronda (Vitoria) opere las 24 horas, inversiones en I+D+i y la regeneración de la bahía de Pasajes.

Pero el Gobierno se ha topado con otro escollo planteado por UPN. El partido navarro, socio electoral del PP, amenazó con tumbar los Presupuestos si Rajoy no se compromete por escrito a que «n omercadeará» con los presos de ETA. Presuponen un pacto con el PNV y exigen al Gobierno que se comprometa a que no negociará este asunto como pretende Urkullu y la presidenta navarra, Uxue Barkos. Desde el Gobierno apuntaron ayer que este asunto no será obstáculo. «El escollo es el PNV», avisó su líder, Javier Esparza, imitando así la postura de Ciudadnos, que amagó con romper su pacto presupuestario con el Gobierno ante la «noticia falsa», según definición de Rajoy, de que acercará presos etarras.

Esta semana quedó aprobado el dictamen de los Presupuestos con 257 enmiendas incorporadas de los grupos Popular, de Ciudadanos, del PNV y, dentro del Mixto, UPN, Foro Asturias, Nueva Canarias y Coalición Canaria.