España

Rajoy, en China, ve una oportunidad para España en la Ruta de la Seda tras salir «con fuerza» de la crisis

El presidente del Gobierno, en una entrevista a la agencia oficial Xinhua, destaca el «prestigio internacional» de las empresas españolas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de China, Xi Jinping, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de China, Xi Jinping, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín - EFE

En el marco de su viaje oficial a Pekín, para participar en la cumbre de la «Nueva Ruta de la Seda», el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha concedido dos entrevistas, una a la agencia de noticias oficial Xinhua, y otra al «Diario del Pueblo», con 18 millones de lectores. En la primera, Rajoy ha destacado que la Nueva Ruta de la Seda es una oportunidad para España, tras haber salido «con fuerza» de la crisis, cuyo comienzo sitúa en 2007.

En la entrevista, Rajoy destaca el desarrollo de China en las últimas décadas: «A veces no caemos en la cuenta de que gran parte de nuestro estilo de vida y de consumo en Occidente no sería posible sin el cambio experimentado por China en los últimos 20 o 25 años». Respecto al megaproyecto de la Nueva Ruta de la Seda, Rajoy confía en que sirva a para que encontrar "la mejor forma de cooperar" y resaltó que ya es seguro que tendrá un resultado tangible, un comunicado conjunto que será el marco de referencia para el desarrollo de esta iniciativa en los próximos años.

Agregó que la Iniciativa de la Franja y la Ruta va a permitir un gran acercamiento entre Europa y Asia, y que millones de personas de distintos países pueden beneficiarse de la prosperidad que generará este acercamiento. «China, y en general Asia, son una parte muy importante de la economía mundial, así que mejorar su conectividad intrarregional tendrá beneficios para todos».

Rajoy se ha referido a la gran oportunidad que significará para España, después de salir con «fuerza» de la crisis: «La economía de mi país, como la de toda la Unión Europea, se basa en la apertura y la libre competencia. Podemos sacar más partido a nuestra conexión ferroviaria y equilibrar nuestra relación comercial con China».

Además, ha subrayado que las empresas españolas, «que han ganado un merecido reconocimiento internacional en el campo de las infraestructuras, la energía y las telecomunicaciones», quieren participar en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, «un marco espléndido» para aumentar la cooperación bilateral.

El ministro de Fomento, en Pekín

En la misma línea, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha subrayado que se trata del «proyecto del siglo» para China. «Hay que estar ahí, es imprescindible», ha subrayado. En ese sentido, ha explicado que para la cultura china es muy importante las buenas relaciones institucionales a la hora de alcanzar otro tipo de acuerdos, de ahí la relevancia de que España esté presente en la cumbre.

A España le interesan las inversiones ferroviarias, pero también el resto de infraestructuras así como potenciar el turismo chino. Solo el año pasado llegaron a nuestro país 600.000 chinos, con un incremento del 46 por ciento en el último trimestre. Hay mucho margen para que ese dato se incremente.

En Pekín, tanto el presidente del Gobierno como el ministro de Fomento han destacado a sus interlocutores chinos la fortaleza económica de España, «uno de los países más fuertes en Europa, y una plataforma hacia América Latina».

El ministro De la Serna ha asegurado que de momento es pronto para hablar del dinero que está en juego para las empresas españolas, pero sí ha subrayado que estamos hablando de cifras astronómicas para todo el proyecto, que podrían llegar a centenares de miles de millones de euros hasta 2035.

Toda la actualidad en portada

comentarios