España

¿Quién ganará las primarias del PSOE? Los columnistas de ABC hacen sus apuestas

¿Quién ganará las primarias del PSOE? Los columnistas de ABC hacen sus apuestas
ABC - Actualizado: Guardado en: España

El PSOE se juega mañana su futuro eligiendo nuevo secretario general en unas primarias marcadas por el carácter hostil y de absoluta tensión entre los dos favoritos para el triunfo: Susana Díaz y Pedro Sánchez. Los vaticinios no son claros a la hora de apuntar un ganador en un duelo que polariza al partido. La opción neutral, la que lidera Patxi López, está descartada. En mitad de esta larga espera hasta conocer el resultado de mañana, ABC sondea a sus columnistas para que nos cuenten qué creen que va a pasar mañana y cuáles son las consecuencias que dejará este proceso de primarias.

Jaime González está entre los que apuestan por el triunfo de Susana Díaz y vaticina que Patxi López acabará formando parte de su equipo. «Ganará la líder andaluza, aunque muy ajustadamente. Ofrecerá su mano tendida a López, que jugará un papel relevante en el nuevo PSOE, y Sanchez desaparecerá de la escena». Mayte Alcaraz también cree que Susana ganará, aunque por muy pocos votos. «Patxi López, ese intermediario matrimonial en un divorcio contencioso y suicida, quedará el tercero con menos de un 10% de los apoyos. Sánchez será el segundo, en torno al 40% de votos, mientras su gran enemiga, Susana Díaz, ganará con un 50%. Pírrica victoria, pero victoria al fin. Y el día 22 habrá un seguro perdedor, dividido y desmoralizado: el partido que más años ha gobernado España y que era una garantía para la estabilidad de nuestro país. Era», señala Alcaraz.

En una línea similar se mueve Curri Valenzuela, que no ve a Sánchez ganando pese al deseo de la militancia socialista de acabar con Rajoy. «No les veo dispuestos a que Pedro Sánchez despeñe a su partido y Pablo Iglesias les acabe gobernando», resalta. También opina similar Marisa Gallero, para quien el PSOE «no se puede permitir que gane Pedro Sánchez». «El fin justificaría los medios. Si el PSOE no puede desaparecer, la balanza se inclinara hacia Susana Díaz. Y no porque a la andaluza no se le notaran todas las costuras en el debate de primarias», valora.

Luis Ventoso se muestra más conmedido a la hora de hacer su apuesta y resalta que unas primarias «las carga el diablo». «Vaticinar que va a ganar Díaz o Sánchez es jugar a los dados. A estas horas no lo saben ni ellos ni sus equipos y el nerviosismo los carcome. Sí se percibe que Sánchez, con su chupilla torera de cuero claro y sus rencores contra Rajoy y la gestora socialista, han ido a más, mientras que Díaz no se ha desmarcado en cabeza con la fuerza que se esperaba, pese a contar con los resortes orgánicos. Las primarias las carga el diablo, porque la militancia de los partidos está muy más radicalizada y dogmatizada que el conjunto de la sociedad. El resultado es que candidatos bendecidos por todo lo alto en los comicios internos de su formación luego sufren terribles costalazos cuando afrontan unas elecciones», señala el corresponsal de ABC en Londres. Para Ventoso, «el voto de izquierdas radical se alimenta en estos tiempos del malestar que ha dejado la crisis de 2008, nunca curada. A más radicalidad, más rechazo al sistema. La ventaja de Sánchez es que aunque su discurso es paupérrimo y sus antecedentes electorales calamitosos, encarna mejor el voto de la rabia, la pulsión de la queja. Díaz aparece como un personaje más institucional». Si gana Sánchez, el columnista considera que «resultaría muy nocivo para España, porque su única brújula es su inmenso yo y está dispuesto a someter a ese ego incluso la unidad de la nación. En dos años, el partido estará como el socialismo francés. Aunque seamos sinceros: cualquiera de los tres candidatos deja mucho que desear. Su falta de ideas es un espectacular resumen de la crisis intelectual de la socialdemocracia europea, que se ha quedado sin discurso alternativo toda vez que la derecha ya se ha apropiado de su idea fundacional: el Estado del bienestar».

Salvador Sostres querría que las ganara Susana porque, según él, se necesita «un PSOE centrado y con vocación mayoritaria que pueda ser alternativa seria de Gobierno, en la línea de Felipe y de los tiempos en que fue el gran partido útil y reformista de España». Sin embargo, él cree que «puede ganar Sánchez porque por desgracia los socialistas son y representan hoy todo lo contrario. Oscuros tiempos se acercan».

Otro que vota por el triunfo de Díaz es Ignacio Ruiz-Quintano, apoyándose en el libro «Los partidos políticos» de Robert Michels. «Quien dice organización, dice oligarquía. Y lo que es aplasta lo que debe ser. Todo lo cual quiere decir que, si el PSOE es una organización, ganará Susana Díaz, por ser la ungida por el Aparato, y si no ganara Susana Díaz, el PSOE no sería una organización, cosa mala, desde luego, para el Sistema, que da demasiadas señales de agotamiento», indica.

Edurne Uriarte no se atreve a dar un pronóstico, ya que «no lo saben ni los socialistas más informados, aunque datos como el número de avales y el de dirigentes en apoyo de uno y otro hacen pensar que ganará Susana Díaz». «Sea cual sea el resultado, hay un futuro inmediato de importante división en el PSOE. En caso de triunfo de Sánchez, esa división puede ir acompañada de una crisis general del socialismo, y, en caso de derrota, tampoco hay que descartar una escisión liderada por Sánchez. Lo que no se avista es una aceptación pacífica de los resultados y un inmediato cierre de las heridas abiertas», comenta.

Por su parte, Manuel Marín cree que las primarias son «una incógnita» y que la previsión «apunta a un ganador por muy escaso margen de votos frente a otro». «En el PSOE hay quien cree que todo el debate sucesorio se está celebrando en una doble y falsa realidad: una expectante, en la que vencerá sin problemas Susana Díaz, por hasta 15.000 votos de ventaja; y una virtual e irreal, sobredimensionada y manejada por los fantasmas de las redes sociales y del “podemismo” cibernético, en auxilio de Pedro Sánchez». Para Marín, el triunfo puede estar en el voto útil. «Hay una realidad basada en datos de militantes, agrupaciones y federaciones, y no en percepciones o absolutismos mediáticos paralelos, que demuestra que no habrá muchos votos más que avales y que la proporción se mantendrá, o se ampliará, en beneficio de Díaz. De hecho, ese voto oculto o el voto útil que apunta al trasvase de votos indignados desde la candidatura perdedora de Patxi López hacia la de Sánchez puede no ser tan real como algunos medios pronostican».

Por último, Rosa Belmonte cree que quien salga vencedor de las primarias socialistas será el verdadero derrotado. «El que gana, pierde. Eso es lo que va a pasar. Susana Díaz, el nuevo pasmo de Triana, recordaba y reprochaba en el debate a Pedro Sánchez que había conseguido los peores resultados electorales de la historia del PSOE. Las encuestas y la razón no parecen augurar mejores datos en unas próximas elecciones generales. El vencedor tiene todas las papeletas para superar el récord. La terna se presenta a capitán del Titanic (o del Costa Concordia) sabiendo los tres de antemano que la cosa va a acabar mal. Que Susana Díaz dé la impresión de ser lo mejor que le puede pasar al PSOE (o a un cruasán) también da idea de cómo está la formación política. Y España».

Toda la actualidad en portada

comentarios