Jordi Pujol Ferrusola, en el centro, acompañado por sus abogados el día que entro en prisión
Jordi Pujol Ferrusola, en el centro, acompañado por sus abogados el día que entro en prisión - IGNACIO GIL

Pujol hijo, sobre la familia: «Cada cual hacía su vida y su guerra»

Júnior se comparó con un personaje de Berlanga para explicar su dinero oculto

Actualizado:

Unas horas antes de ingresar en prisión, Jordi Pujol Ferrusola acudió al cine español más clásico, a los retratos costumbristas de Luis García Berlanga, para tratar de convencer al juez de que su dinero no está oculto, sino que se esfuma por sus desacertadas inversiones en negocios ruinosos. El primogénito del expresidente de la Generalitat se comparó con el personaje de Saza en «La escopeta nacional», el fabricante catalán que vendía «interfonos» y al que le «están dando largas y largas» y termina «pagando la fiesta y la cacería». A Saza, quien no deja de topar con personajes absurdos, nadie le compra nada.

Con este relato, Jordi Pujol Ferrusola, conocido como Júnior, buscó justificar qué ha sucedido con los 29,9 millones de euros que la Policía Nacional le acusa de ocultar desde que es investigado por la Justicia, desde 2012. Así se desprende de su declaración ante el juez el pasado miércoles, a cuya grabación ha accedido ABC.

Jordi Pujol hijo –considerado el recaudador de las comisiones ilegales que nutrieron la fortuna del clan, según los investigadores; presentado como el gestor del legado familiar, según sus padres y hermanos– intentó sin éxito explicar las salidas de dinero de sus cuentas a países como México, Estados Unidos o Argentina.

El juez del caso, José de la Mata, no dio credibilidad a sus explicaciones y decidió encarcelarle de forma preventiva al concluir que Jordi Pujol hijo ha blanqueado dinero «hasta el día de hoy» con la intención de ocultar su patrimonio y evitar el pago de posibles multas. El primogénito, que ayer llegó a la prisión madrileña de Soto del Real tras su periplo después de los registros, es el primer Pujol que ingresa en prisión. El juez calificó la medida de «estrictamente necesaria».

El interrogatorio a Jordi Pujol hijo también abordó la gestión de los fondos familiares, cuya dirección fue asumida por Jordi Pujol hijo desde 1990, a pesar de que el «expresident» era titular de una cuenta en Andorra, según la información que llegó de este país y que ha avalado el juez de la causa.

En su declaración, el primogénito explicó –ante las preguntas de la fiscal Belén Suárez– que los siete hermanos, todos imputados, no se reunían para comentar el reparto del dinero. «Nunca hablábamos entre hermanos de nuestras cuentas. No hacíamos nunca reuniones, tampoco por teléfono», expresó Júnior, quien señaló que las operaciones para hacer crecer los fondos, invertidos en láminas financieras, eran «muy esporádicas». «Cada cual hacía su vida y su guerra», manifestó Pujol Ferrusola, quien añadió que Mireia fue «la que más rendimiento sacó», al confiar el manejo de su porción a un gestor bancario, en lugar de a él. Júnior también relató que sus hermanos no le pedían explicaciones por las inversiones con el dinero común. «Como les iba entrando dinero, estaban tranquilos», respondió a preguntas de la acusación popular de Podemos.

El primogénito también aseguró que sus hermanos conocían que él era el responsable de la gestión y que los fondos provenían del «legado» del abuelo Florenci, una tesis que no se cree el juez al no haber documentos.

El encarcelado aportó el 9 de marzo al juez seis documentos, a los que ha accedido ABC, que explican parte de los movimientos cuestionados por los investigadores y que, según su versión, se deben a la renovación de la deuda del empresario mexicano Carlos Riva Palacio, su socio en Avanti.