Puigdemont fue rápido en firmar la proliferación de altos cargos
Puigdemont fue rápido en firmar la proliferación de altos cargos - Inés Baucells
Desafío independentista

Puigdemont creó 69 cargos de confianza al llegar al poder: tres millones de sobrecoste

Amplió la lista de altos cargos, asesores y directivos de la Generalitat hasta rozar los 670

Actualizado:

El independentista Carles Puigdemont creó 69 cargos de confianza nada más llegar al poder, en enero de 2016. Aquella ampliada reestructuración de las cúpulas de dirección de la Generalitat ha conllevado un sobrecoste, en términos presupuestarios, que supera los tres millones de euros.

Su antecesor, Artur Mas, no andaba escaso de estructuras políticas. En su último año de gobierno (2015), Mas tenía a su servicio 158 altos cargos –además del puesto de presidente que ocupaba él-, 307 puestos directivos y 131 asesores. Cuando Puigdemont le tomó el relevo, reestructuró el ‘Govern’ y las cúpulas del sector público de la Generalitat, lo que supuso, en cuestión de meses, ampliar en 69 puestos más la lista de altos cargos, directivos y asesores al servicio del Ejecutivo independentista. En concreto, creó otros 21 puestos de altos cargos, añadió 26 directivos y creó 22 puestos más de asesores (personal eventual).

Todos esos cargos son designados bajo el control directo del presidente y de los consejeros de turno. Se trata de puestos insertos en el primer nivel de control político de la Generalitat y de sus entes y empresas públicas.

En estos momentos, el presupuesto anual para pagar altos cargos y asesores supera los 40 millones de euros. Son 3,2 millones de euros más de lo que aparecía en las cuentas de la Generalitat de 2015 para atender a los mismos conceptos de gasto. Y hay que tener en cuenta que a esas cifras hay que sumarles el coste que tiene que asumir la Generalitat por las cotizaciones a la Seguridad Social que se derivan de todos esos sueldos. Retribuciones, por cierto, que en muchos casos superan las de los ministros e incluso la del presidente del Gobierno español.

Altos directivos y «administración paralela»

La práctica totalidad de los altos cargos y asesores a nómina del Gobierno independentista de Puigdemont se reparten entre la Presidencia y las Consejerías. Los más de 300 directivos, por su parte, se concentran en las empresas públicas, consorcios, fundaciones y entes diversos que conforman la «administración paralela» de la Generalitat. Los consorcios dependientes del Gobierno catalán suman 64 altos directivos; el 'hólding' sanitario público tiene 59; 76 las entidades de derecho público; 43 las fundaciones de la Generalitat; 41 sus consorcios; y medio centenar más se reparten en otros entes públicos y en unidades administrativas del 'Govern'.