Puigdemont celebra el Año Nuevo en Bruselas con un exmiembro de Terra Lliure

Miquel Casals fue condenado a dos años de cárcel por colaboración con banda armada y tenencia de armas. El Gobierno lo indultó en 1996 a petición de la Audiencia Nacional

MadridActualizado:

La huida a Bruselas de Carles Puigdemont no le ha impedido recibir el Año Nuevo con su esposa, Marcela Topor, y con los mismos amigos con los que tiene por costumbre tomarse las uvas, Miquel Casals y su mujer. Casals, histórico independentista gerundense, fue uno de los últimos miembros de Terra Lliure, la organización armada de izquierda secesionista que atentó entre finales de los 70 y principios de los 90.

Ambas parejas cenaron en un local de Bruselas y, como muestra la fotografía que publica ABC, contaron con la típica parafernalia de Nochevieja: matasuegras, sombreros de colores y gafas estridentes. Puigdemont y Casals son amigos desde hace unos treinta años y sus esposas, ambas eslavas, también son íntimas, motivo por el que suelen celebrar juntos el 31 de diciembre, según fuentes consultadas por este diario. Fuentes próximas a Puigdemont dijeron ayer a ABC que no van a confirmar ninguna información referente a «actividades privadas».

Tanto Casals como Puigdemont militan en el independentismo desde jóvenes. El primero fue por la vía violenta y el expresidente catalán por la pacífica. El amigo de Puigdemont fue detenido por orden del juez Baltasar Garzón en 1992, en una operación de la Audiencia Nacional que buscaba terminar con los estertores de Terra Lliure -ya en disolución- para evitar un posible rebrote con ocasión de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Hubo más de 40 arrestos, la mayor parte a finales de junio y principios de julio, justo antes del inicio de los Juegos. Casals huyó y fue arrestado tras la clausura del evento deportivo. Estuvo unos días en prisión y salió en libertad provisional. La Sección Tercera de la Audiencia Nacional lo condenó el 10 de julio de 1995 a dos años de cárcel por colaboración con banda armada y tenencia ilícita de armas, un revólver que trajo desde Andorra.

Dieciocho condenados

Casals estuvo entre los 18 condenados de los 24 terroristas que llegaron a juicio, pero el mismo tribunal incluyó en la sentencia la petición de indulto para los procesados.

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal argumentó que en los atentados que cometieron los condenados no se produjeron víctimas, los daños materiales fueron escasos y, principalmente. en el momento del fallo el grupo terrorista ya estaba disuelto. Los magistrados consideraron que la posibilidad de que volvieran a atentar era «nula».

El Gobierno dio por bueno el criterio del tribunal sentenciador e indultó a todos los condenados en el Consejo de Ministros del 28 de junio de 1996, cuando era ministra de Justciia margarita Mariscal de Gante, según recogió el Boletín Oficial del Estado (BOE) en su edición del 8 de agosto de ese año. Terra Lliure protagonizó unos 200 atentados y dejó cinco muertos, aunque cuatro fueron miembros de la organización que manipulaban explosivos. En una entrevista publicada por el digital «VilaWeb» en marzo de 2016, Casals rememora que en los años 80 «Puigdemont era independentista, pero no de los míos porque era del sector pacifista».

Puigdemont, «intelectual»

Tras el indulto, Miquel Casals entró en Convergència Democrática de Catalunya inspirado por su amigo, al que define como un «intelectual»: «Ha leído mucho. No lo verás nunca yendo a correr, ni en bici, ni jugando a pádel. Cuando tiene un momento libre, lee. Es un devorador de libros. Tiene grandes conocimientos de las cosas. Cuando juegas al Trivial con él, sufres».

Junto al empresario Jami Matamala, su sombra en Bruselas, Casals, que tienen una empresa de restauración de edificios, forma parte del grupo más íntimo de amigos de Puigdemont en los que se viene apoyando en su deriva independentista. En la citada entrevista, el exmiembro de Terra Lliure sostiene: «Ambos somos independentistas de primera generación y hace años que esperamos que este país sea libre».