España

El PSOE propone más impuestos a grandes empresas y autónomos y liquidar la reforma laboral

Sánchez presenta un programa a la medida de Podemos que ignora la petición de Bruselas de ajustar 10.000 millones de euros este año

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez - EFE
G. SANZ / J. TAHIRI / S. ALCELAY Madrid - Actualizado: Guardado en: España

Un «ingreso mínimo vital» para 720.000 familias, liquidar la reforma laboral y aumentar la fiscalidad para autónomos y grandes empresas, además de un nuevo impuesto para financiar las pensiones. Sobre la base de estas propuestas presentó ayer el PSOE el programa de investidura de Pedro Sánchez apoyado en más gasto público para afianzar el imprescindible apoyo de Podemos, justo lo contrario de lo que exige la UE. Como es incompatible con el recorte exigido por la Comisión -10.000 millones solo en el Presupuesto de este año- los socialistas proponen «negociar una nueva senda de reducción de déficit público».

El objetivo, se dice en el documento entregado ayer a los potenciales socios de investidura (Podemos, Ciudadanos, IU, Compromis y PNV), es «colocar el déficit por debajo del 3% en 2017 (un año de retraso respecto a los objetivos actuales)». Esa «flexibilización» del calendario dejaría el déficit «en el entorno» del 1% del PIB en 2019, algo que ya se ha aceptado para Francia, Alemania e Italia. Una música que ayer le sonó bien a Pablo Iglesias, que se apresuró a señalar que las propuestas socialistas «se parecen mucho» al programa de Podemos y, por lo tanto, «indica que será fácil» llegar a un gobierno de coalición «de progreso». Iglesias sigue manteniendo la exigencia al PSOE de que no negocie con Ciudadanos, además de aceptar que él sea vicepresidente del Ejecutivo presidido por Sánchez. Sin embargo, la formación naranja valoró el programa fiscal del PSOE. «Hay espacio para llegar a acuerdos», señaló José Manuel Villegas, vicesecretario general de la formación naranja, que volvió a descartar un gobierno con Iglesias.

Entre las medidas socialistas que Podemos ve con buenos ojos, figura que los trabajadores por cuenta propia paguen sus cotizaciones a la Seguridad Social en función de sus ingresos, en línea con las recomendaciones del Pacto de Toledo. Ahora, los trabajadores por cuenta propia pagan de media entre 250 y 300 euros al mes al sistema, al margen de lo que ingresan.

Sin embargo, aprobar una cotización progresiva a los rendimiento de los autónomos perjudicaría al 85% de los trabajadores por cuenta propia, que tendrían que contribuir más a la Seguridad Social, detalla el presidente de ATA, Lorenzo Amor. Un ejemplo: un autónomo que gane 1.500 euros al mes, en la actualidad paga 267 euros de cotización. Con la propuesta del PSOE esta cantidad se elevaría a 440 euros, un 67% más.

Pero si hay cambios drásticos en el programa de Sánchez es en la reforma laboral aprobada en 2012. Deshacer el camino andado es el objetivo, con medidas como la supresión de la prioridad del convenio de empresa sobre los convenios de ámbito superior, y el mantenimiento de la «ultraactividad» (el tiempo de vigencia una vez que han caducado) durante el periodo de renegociación, así como establecer un periodo máximo (12-18 meses) a partir del cual, y previo acuerdo interconfederal, se remitirían las discrepancias a un árbitro.

Menos poder empresarial

La propuesta socialista quiere acabar con la posibilidad que tienen ahora las empresas de modificar de forma unilateral las condiciones de trabajo y suprimir los «descuelgues», además de devolver protagonismo a los sindicatos en la negociación colectiva. También quieren recuperar la «proporcionalidad y la razonabilidad» de las causas en los despidos colectivos, igual que eliminar el contrato estrella de la reforma de Rajoy, el de emprendedores.

Reducir a tres las modalidades de contratación (indefinido, temporal y de relevo y para la formación) y prohibir cobertura de empleos permanentes con contratos temporales, son otras medidas que figuran en el programa del PSOE, a la que se suma un nuevo subsidio a los mayores de 52 años en paro hasta la jubilación o situar en el 60% del salario medio neto la cuantía del SMI en dos legislaturas.

El repunte del gasto público defendido por Sánchez se complementaría con una subida de los impuestos a las grandes empresas. En esta línea impondrá un tipo mínimo de Sociedades del 15% sobre el resultado contable. En la actualidad, el nominal del Impuesto es del 25%, pero las exenciones llevan el tipo efectivo a cifras más bajas. La propuesta del PSOE aumentaría la recaudación en 7.300 millones, según el sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha).

Son varios los guiños socialistas a la formación morada. Además del «ingreso mínimo vital» (con un coste de 6.500 millones anuales), el PSOE habla de impulsar un «plan de emergencia social», como el que registró la formación morada en su primera iniciativa parlamentaria (La Ley 25) y obligar a todos los partidos a hacer primarias para elegir a sus cargos, además de regular las «microdonaciones» por las que el Tribunal de Cuentas investiga a Podemos.

«Podemización» del Congreso

Otra medida pedida por la formación de Pablo Iglesias que ahora incorpora Sánchez a su programa es impulsar la democracia directa en el Congreso, convirtiendo la Comisión de Peticiones del Congreso en un órgano «permanente» de «Peticiones y Participación Ciudadana». Esta podrá convocar en audiencia especial a los autores de las peticiones. Algunos sectores del PSOE criticaban anoche que eso significa la «podemización» del Parlamento en tanto que implica «desconfianza» en el sistema de democracia representativa. Además, los socialistas siguen adelante con la idea de «denunciar» los acuerdos con la Santa Sede.

En cuanto a la reforma «federal» de la Constitución, que necesita el acuerdo del PP, la propuesta socialista se queda en «revisión del Título VIII y los preceptos conexos. Desarrollar concepto de Estado Federal». No incluye mención alguna al referéndum catalán que piden Podemos y sus socios de confluencia, En Comú Podem y las «Mareas» gallegas.

Toda la actualidad en portada

comentarios