El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (c), junto a los ministros en La Moncloa
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (c), junto a los ministros en La Moncloa - AFP

El PSOE prefiere que un ministro de Rajoy asuma la gestión de la Generalitat

Ante la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución, responsables socialistas abogan por que el Gobierno gestione Cataluña y convoque elecciones

Actualizado:

El pasado lunes el portavoz de la Ejecutiva socialista, Óscar Puente, aseguraba que las medidas que haya que aplicar al amparo del artículo 155 serían, llegado el caso, acordadas entre el Gobierno y el PSOE. Conocida es también la voluntad de que el final de ese camino debe ser la convocatoria de unas elecciones autonómicas.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

Este último punto pasaría por suspender al presidente de la Generalitat, que es quien tiene la competencia para disolver el Parlament y convocar elecciones. Pero a partir de ahí todo son incógnitas y se abre el debate entre una intervención contundente y prolongada en el tiempo o lo que se ha venido en denominar «quirúrgica», centrada en la restauración de la legalidad y la convocatoria electoral.

El PSOE empieza a deslizar en privado cuáles son sus preferencias. Y dado el compromiso de Puente de que las medidas fueran acordadas entre los dos grandes partidos bien podría ser que la decisión ya esté tomada en previsión de que Puigdemont persista en su actitud. Algo que los socialistas descuentan. Pero en privado se dice que se ultiman detalles. Lo cierto es que Pedro Sánchez está desde hoy miércoles en Bruselas, con lo que ya no habrá nuevos encuentros con Rajoy. Por tanto, la decisión política ya está tomada.

Desde la cúpula socialista ya se reconocía ayer su preferencia clara: sustituir a todo el ejecutivo autonómico y que un ministro del Gobierno central asuma la gestión y prepare unas elecciones que el PSOE cree que deben celebrarse cuanto antes. Un alto cargo de Ferraz considera que no tiene sentido mantener al resto del Govern si se va a destituir a Puigdemont.

Pero lo que parece que el PSOE prefiere es que un ministro de Rajoy se encargase de gestionar la Generalitat. Es lo que ha venido en llamarse «un ministro para Cataluña». Los socialistas ven mejor esta fórmula que la de configurar un nuevo Ejecutivo, que se había especulado que podía ser bien tecnocrático, bien aglutinando a diversas fuerzas políticas. «Un gobierno tecnocrático daría la impresión de que esta situación de interinidad se alarga y sería visto como un gobierno de ocupación», reflexiona un destacado miembro de la Ejecutiva. Consideran que sucede lo mismo con la idea de un gobierno de varios partidos: «Mejor que sea el propio Gobierno el que se haga cargo. Si introduces elementos políticos esto se alarga».

Aunque en Ferraz insisten en que esta es su opinión y no la que se acuerde con La Moncloa, parece poco probable que se comience a deslizar si no es la decisión que finalmente se va a adoptar. El otro punto espinoso es el que se refiere a cómo y cuándo proceder a disolver el Parlament, algo mucho más delicado porque es resultado directo de unas elecciones. Está claro que en el momento de la convocatoria electoral esto se produciría, pero desde el PSOE ayer se abría la puerta a que fuese una de las decisiones que incluyese el paquete de medidas adoptadas al amparo del 155 porque «ese parlamento no tendría sentido porque no podría hacer función legislativa ni de control al Gobierno».