José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE - EFE

El PSOE aboga por un 155 «muy, muy limitado» y durante el tiempo «lo más breve posible»

El portavoz Ábalos destacan que hasta el pleno del Senado hay tiempo para que Puigdemont recule

MadridActualizado:

El PSOE considera que la respuesta de Carles Puigdemont constituye una «inadmisible amenaza» y constata que su única voluntad de diálogo es «para hablar sobre la desconexión respecto de España».

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

El secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha señalado en una comparecencia en Ferraz que ese es un marco que los socialistas no pueden aceptar porque «no se negocia la integridad territorial y no asumimos la bilateralidad entre el Estado y un pretendiente a mini Estado».

Desde el PSOE constatan que Puigdemont «no ha contestado una vez más a la pregunta que se le hizo sobre lo que ocurrió en el Parlament». También ha criticado Ábalos que en la carta «se afirme que en España existe una represión política» y que de manera explícita «se amenaza con votar la independencia».

«Los socialistas queremos subrayar que la democracia y el Estado de derecho no pueden ceder ante esa inadmisible amenaza», ha dicho Ábalos.

La secretaria de Igualdad, la exministra Carmen Calvo, ha estado esta mañana reunida en Moncloa con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, para avanzar en los detalles de cómo se aplicará este precepto constitucional.

Pero Ábalos no ha querido anticipar públicamente que todo esté ya cerrado y que el PSOE esté de acuerdo, porque se quiere esperar a que lo anuncie el Gobierno: «La decisión es del Consejo de Ministros y a partir de ahí daremos nuestra visión», ha dicho el responsable de Organización.

Pero el número tres del PSOE ha dejado clara que la posición del PSOE es «una intervención muy limitada» que pueda preservar «la prestación de servicios públicos» que se puedan ver afectados. «Nuestra visión es que en este anhelo de procurar certidumbre y seguridad es que esté todo claro desde el principio hasta el final», ha dicho Ábalos cuando se le preguntaba si podría tratarse de una intervención gradual. Pero ha defendido que se trate de una aplicación «limitada, breve, y siempre con el horizonte de restablecer la legalidad», con lo que el objetivo sería el de convocar elecciones «en el tiempo más breve posible».

Los socialistas destacan que hasta el pleno del Senado que ratifique las medidas que se anuncien este sábado en Consejo de Ministros existe tiempo para que Puigdemont recule.