Privilegio y anomalía

La excepcionalidad del Concierto radica en que los territorios forales administran los impuestos directamente

Fernando González Urbaneja
MadridActualizado:

Cuantas veces he discutido con foralistas de cualquier color, de la derecha a la izquierda, sobre la naturaleza del Concierto y el arcano del cálculo del Cupo concluimos con: «Es que no lo entiendes». Asumo que «no se entiende», incluso que no se explica, que es complicado y que requiere mucha fe. Que es así porque es así, y punto.

Las normas, que no son muchas, apuntan un criterio esencial: «fiscalidad equivalente» que anima a aceptar el modelo. Significa que todos los españoles sufren una fiscalidad semejante, a similares rentas los mismos impuestos. La excepcionalidad del Concierto radica en que los territorios forales administran los impuestos directamente; y lo hacen bien. Acepto que lo hacen bien, con baja litigiosidad que arreglan, caso a caso si es menester. Y sospecho que la buena gestión reduce espacio al fraude.

El responsable de una de las haciendas forales me explicaba que cuando notaba baja recaudación en un colectivo profesional mandaba recado al Colegio correspondiente e inmediatamente llegaban declaraciones complementarias que evitaban inspecciones molestas.

Queda el arcano del cupo, que debía ser un cálculo aritmético, con alguna complicación técnica (no política) hasta concluir con un número: lo que cada Diputación foral debe entregar al Estado cada año para cubrir los costes que éste presta a los forales. Pero algo sencillo y técnico deviene en una negociación política de alto nivel, para la que los forales se preparan a fondo frente a los estatales que aspiran a pasar página sin tensión.

El resultado final es que los forales disponen de más recursos públicos que los comunes por mérito propio, porque saben negociar. Como los forales son más ricos se ahorran la solidaridad, además ganar en redondeos y otras ventajas que salen de la hábil negociación. Conclusión: un privilegio y una anomalía, aunque quizá es que no lo entiendo.

Fernando González UrbanejaFernando González UrbanejaArticulista de OpiniónFernando González Urbaneja