El humorista, durante el polémico pregón
El humorista, durante el polémico pregón
Tribunales

El pregón blasfemo del Carnaval compostelano acaba en los juzgados

La querella contra el pregonero por un presunto delito de odio también pide investigar al alcalde populista Martiño Noriega

MadridActualizado:

El pregón del Carnaval de Santiago de Compostela ha acabado en los tribunales, denunciado por ser presuntamente constitutivo de un delito contra los sentimientos religiosos tipificado en el Código Penal. Así consta en la querella presentada por la Asociación de Abogados Cristianos como consecuencia de un pregón patrocinado por el Ayuntamiento que dirige el alcalde Martiño Noriega, de la órbita de Podemos.

El pregón, pronunciado por el humorista Carlos Santiago, se refirió a «los huevos» del Apóstol, ridiculizó a la Virgen del Pilar y vinculó el relato a alusiones sexuales. El pregón formó parte del acto inaugural del Carnaval compostelano que el Ayuntamiento financió con 2.500 euros.

La Asociación de Abogados Cristianos ha decidido llevar el caso a los tribunales por la vía penal. Según ha explicado a ABC la presidenta de esta asociación, la letrada Polonia Castellanos, ya han tramitado electrónicamente la querella, que deberá tramitarse en los juzgados de Santiago de Compostela.

Castellanos ha indicado que la querella se basa en un supuesto delito contra los sentimientos religiosos del que sería responsable inmediato el humorista Carlos Santiago. Pero también reclaman al juzgado que recabe las declaraciones públicas realizadas por el alcalde Martiño Noriega en relación con este asunto, ya que consideran que algunas de sus manifestaciones apuntarían a que él conocía el pregón por anticipado y, de ser así, eso podría derivar en una acusación contra él por colaborador o cooperador en la presunta comisión de un delito.

Además de por un presunto delito contra los sentimientos religiosos, la querella también solicita que se instruyan diligencias por un presunto delito de incitación a la discriminación, ya que el contenido de ese pregón «fue dirigido directamente contra la religión católica y promueve la hostilidad hacia los católicos», ha explicado Polonia Castellanos. Y no se descarta también poner el caso en conocimiento del Tribunal de Cuentas, para depurar responsabilidades por la utilización de dinero público para un acto que pudo haber chocado con el Código Penal.

«Fue un pregón claramente ofensivo que en absoluto puede ampararse en el derecho a la libertad de expresión ni justificarse por el hecho de que fuera pronunciado en el marco de unas fiestas de carnaval», indica esta letrada. «El Código Penal es nítido al respecto y no aparece en él un asterisco que diga que en carnavales se permiten ciertos delitos», ironiza.

Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos
Polonia Castellanos, presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos

En este sentido, recordó que, hace un par de años, una de las murgas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se vio forzada a retirar una canción en la que ironizaba con la homosexualidad. Se consideró que podía incitar a la homofobia, incluso intervino el Ayuntamiento y la murga acabó retirando la canción. A juicio de Polonia Castellanos, «lo que resulta ofensivo o insultante ha de ser evitado, y ese principio debe aplicarse por igual para proteger a todo colectivo, pero parece que en el caso de la religión católica todo vale de unos años a esta parte». «Hay un doble rasero», se lamenta. La llegada de gobiernos populistas en la política local ha coincidido con un aumento del problema. A juicio de la presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos, ha desembocado en una suerte de «bullying contra los católicos que parece haberse puesto de moda».

«Nosotros lo único que pedimos es respeto, que se cumpla la ley y que se ponga coto a estos excesos, porque si no se le pone freno va a ir a más», insiste a la par que pide a la Justicia que no aplique un doble rasero o benevolencia cuando se juzgan ataques sufridos por el catolicismo.

Polonia Castellanos ha explicado que son múltiples las causas abiertas en los últimos años desde la Asociación de Abogados Cristianos, varias de ellas con procesos en curso en estos momentos por retiradas forzosas de símbolos cristianos en espacios públicos, llevadas a cabo por autoridades municipales.