Rajoy y Albiol, en un acto a principios de mes en Barcelona
Rajoy y Albiol, en un acto a principios de mes en Barcelona - Inés Baucells

El PP promete incentivos fiscales para animar el retorno de empresas a Cataluña

Albiol diseña su campaña en clave «nacional», con Rajoy y sus ministros de arietes para vender la gestión de la crisis catalana

MadridActualizado:

El PP catalán está ultimando el programa electoral con el que concurrirá a los comicios autonómicos del 21 de diciembre. Y entre su oferta destaca la promesa de incentivos fiscales para fomentar el regreso de las más de dos mil empresas que se han marchado de Cataluña por el proceso separatista, según anunció ayer el candidato de los populares, Xavier García Albiol, en un encuentro con periodistas en Madrid. El PP, avanzó, incluirá un paquete de medidas dirigidas a recuperar a quienes cambiaron su sede social a causa de la grave crisis vivida, y que también beneficiará a las que se han quedado.

Esa es una de las reivindicaciones que el miércoles le trasladó a Mariano Rajoy la patronal catalana Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà, que apremió a tomar medidas especiales para revertir la fuga de las empresas. El líder de los empresarios catalanes reclamó un «plan de choque» con incentivos para recuperar todo el capital perdido en los últimos dos meses. Rajoy, que ha reiterado su mensaje pidiendo frenar la salida de empresas y anima a su retorno, no adquirió ningún compromiso en Barcelona. Pero el PP lo llevará en su programa electoral;a la espera, eso sí, de que se aprueben los Presupuestos Generales de 2018.

Rajoy se volcará

El equipo de Albiol diseña con Génova una campaña en clave «nacional», en la que Rajoy será el ariete indiscutible, con cuatro actos programados: los días 2, 8, 13 y 17 de diciembre, y a falta de confirmar que pueda acudir al cierre de la contienda, el día 19. Además del presidente, los ministros también tendrán un papel primordial. La estrategia del PP es vender la gestión de esta crisis, explicar lo que ha hecho el Gobierno para «rescatar» a Cataluña del abismo y mostrarse como el vigía y garante de la legalidad y la estabilidad, gane quien gane el 21 de diciembre.

El PP le reserva un papel especial a la única catalana que se sienta en el Consejo de Ministros. La titular de Sanidad, Dolors Montserrat, ha despejado su agenda de actos institucionales y asumirá un importante peso en los quince días antes del 21-D, especialmente en la «Cataluña interior», de donde procede. Los populares aseguran que, lejos del clima enrarecido que podían esperar por la situación del anterior Govern –con sus miembros en prisión o fugados en Bruselas–, el ambiente estos primeros días de precampaña está siendo inusitadamente positivo y reciben muestras de apoyo en poblaciones donde no era tan obvio. «El clima de simpatía y receptividad al PP no lo había vivido nunca», asegura Albiol, que desea seguir recorriendo la región sin complejos y programa actos con Rajoy «a pie de calle».

Todos los cuadros de mando de Génova seguirán pululando estas próximas semanas por Cataluña, aunque serán dos los barones que brillen con luz propia en Cataluña: Alberto Núñez Feijóo y Cristina Cifuentes. La presidenta madrileña acudirá tres veces a tierras catalanas. También jugará su papel el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, nacido en Barcelona y que servirá para conectar con las importantes bolsas de electorado de origen andaluz en las zonas metropolitanas.

Si el PP catalán ha podido en ocasiones sentirse abandonado –el delegado del Gobierno, Enric Millo, confesaba cierta soledad a sus compañeros en el Senado antes de la votación del 155–, ahora el arrope de la dirección nacional es total. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, acumulará visitas, al igual que el resto de miembros de la cúpula. El PP centrará sus esfuerzos en Barcelona y el área metropolitana, y en el resto de las capitales de provincia. Frente a lo que dicen los sondeos demoscópicos, Génova maneja encuestas que les dan al alza y alega que el PPsiempre ha contado en Cataluña y el País Vasco con un voto oculto. Redoblarán el envío de información electoral a los domicilios.

Desconfianza hacia Iceta

Los populares aspiran a crecer recuperando parte del apoyo perdido hacia Ciudadanos, aunque también mirarán al electorado del PSCque mire con recelo su acercamiento a ERC. Iceta, advierte, buscará reeditar los tripratitos, esta vez con los comunes. Si esto ocurre, Albiol prefiere repetir los comicios, aunque Génova no valora ese panorama inestable. Según Albiol, todo el bloque constitucionalista está llamado a mejorar resultados por la alta participación, que sitúan por encima del 80% frente al 75% hace dos años.