Rajoy, el líder del grupo parlamentario PPE en el Parlamento Europeo, Manfred Weber (d), el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani (i), y el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons (d) - EFE

El PP lanza su campaña europea contra populistas y nacionalistas

Avisa de que la fragmentación política puede bloquear el Gobierno de la UE

ValenciaActualizado:

El PP europeo expresó ayer su honda preocupación por la fragmentación política en los Estados miembros, con Italia como el último quebradero, y alertó de que el auge de fuerzas populistas pueden llevar al desgobierno de la Unión. «Va a haber un bloqueo institucional si sigue aumentando el populismo y el extremismo. Las próximas elecciones europeas serán clave para el futuro del continente, para saber si habrá estabilidad o no», advirtió el líder del PP en la Eurocámara, Manfred Weber, en una reunión del grupo en Valencia.

A un año de los comicios, los populares europeos lanzaron su carrera hacia las elecciones del próximo año, que centrarán en combatir los populismos, y entre ellos el «nacionalismo excluyente», en palabras de Rajoy, porque desvirtúan la democracia y ponen en riesgo el futuro del proyecto común.

España vivió su año de colapso en 2016 y sigue sufriendo la parálisis legislativa por falta de mayorías claras en un Congreso polarizado. Un problema endémico que se ha contagiado a otras potencias europeas, incluida Alemania. Rajoy, anfitrión ayer del PP europeo, ensalzó la coalición entre la CDU de Angela Merkel y los socialistas enviando así un mensaje implícito al socialismo español, y «a los europeístas de distinto signo», de la necesidad de pactar por responsabilidad. El espejo alemán le sirve para denunciar que la oposición dura de Pedro Sánchez convierte al PSOE en una fuerza «inútil».

Riesgo de contagio

Cataluña estuvo muy presente en la reunión de los europarlamentarios del PP. Rajoy alertó del riesgo de contagio separatista en países como Francia e Italia, donde también se dan movimientos secesionistas. «Tenemos algunos fantasmas del pasado que vuelven, como el nacionalismo excluyente, una versión del populismo que por desgracia en España, pero no solo, conocemos bien», aseguró el presidente español, que agradeció el respaldo unitario de los países de la UE a su gestión de la crisis catalana.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, reiteró que las instituciones comunitarias están con España. «No hay muchas patrias pequeñas, hay una patria: Italia, España», expresó. Y ensalzó la manera de obrar de Rajoy, el líder del PP europeo que más tiempo lleva gobernando, solo por detrás de Merkel. «Me gusta Mariano porque no habla muchísimo pero hace muchísimo», dijo Tajani en una cita en la que intervinieron la ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. El política italiano, eso sí, aseguró que el PP necesita reaccionar. «¿Qué hacemos para convencer a los ciudadanos enfadados? Piden cambio y los políticos deben cambiar, mejorar la comunicación», dijo tras haber vivido la derrota por el movimiento Cinco Estrellas en Italia.

Rusia y las noticias falsas

El otro tema de la jornada fue la ciberseguridad, convertido en tema prioritario de la agenda europea. A puerta cerrada, Cospedal señaló a la familia del PP europeo que Rusia, al que se refirió como «un gigante con pies de barro», trata de desestabilizar a la UE aprovechando las grietas que abren los movimientos independentistas, como se ha visto en Cataluña. Varios europarlamentarios preguntaron sobre esta amenaza, que según dijo después Santamaría supone un desembolso de 400.000 millones de euros a la economía mundial. La vicepresidenta instó a la UE a tomar medidas para combatir las noticias falsas y la «desinformación» como la que se vivió en el referéndum del 1-O en Cataluña. «España sufrió una operación híbrida destinada no tanto a favorecer el proceso independentista, sino a influir en la opinión publica global con una imagen negativa de España y de una Europa internamente fracturada y con escasa capacidad de respuesta», afirmó Santamaría. El Gobierno apuesta por legislar para combatir este fenómeno -el PP llevará el debate al Congreso la próxima semana-, pero admite que el terreno es pantanoso porque limita con la libertad de expresión y de información. Un dato: España registró el año pasado 123.064 incidentes de ciberseguridad, un 7% más que en 2016.

Rajoy aprovechó la cumbre para agradecer el apoyo del PP europeo a Luis de Guindos en el Banco Central Europeo; un reconocimiento a las recetas de España para salir de la crisis, según dijo.