Rafael Hernando, portavoz del PP ayer en rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Portavoces
Rafael Hernando, portavoz del PP ayer en rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Portavoces - EFE

El PP busca a Ciudadanos para evitar que se derogue la prisión permanente

El PSOE rectifica en su apuesta por esperar al TC y el PP le pide que aclare su posición

Actualizado:

Pese a que el Pleno del Congreso acordó el pasado jueves que la derogación de la prisión permanente revisable siga adelante, el PP no se da por vencido y quiere buscar un acuerdo con Ciudadanos para mantener paralizada esta reforma el máximo tiempo posible. De momento, existe coincidencia en que el plazo de enmiendas debe seguir prorrogándose por lo que no es de esperar que la tramitación se desbloquee de forma inminente. Ayer la Mesa del Congreso amplió una semana más el plazo de enmiendas parciales con los votos de PP y Ciudadanos. No se sumó a este trámite el PSOE, pese a que los socialistas habían manifestado su voluntad de esperar hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la constitucionalidad de la pena.

El PP quiere asegurar una paralización de esta reforma a largo plazo para que la legislatura se agote antes de que la reforma haya completado su tramitación y decaiga. Para ello, los populares están pendientes del PSOE, al que el portavoz popular, Rafael Hernando, reclamó ayer que aclare su posición. «Me parece sorprendente que en la Mesa no pida prórroga después de estar toda la semana pasada acusándome a mí y al PP de que habíamos quebrantado un acuerdo tácito en esta materia», criticó. «Le pido que se aclare y no mienta y que en un asunto como éste no pretenda eludir sus responsabilidades».

Tras el desgaste que ha supuesto este debate para el PSOE, la dirección ha decidido cargar la responsabilidad de mantener parada esta derogación en PP y Cs, los partidos que quieren frenarla. «Son ellos los que tienen que asumir las consecuencias de ese debate», defendió Robles, que aseguró que el PSOE «no va a presentar ninguna enmienda».

Los socialistas no presentarán ninguna enmienda

Desde PP y Ciudadanos aseguran que a la primera oportunidad que el PSOE ha tenido para pausar este debate ha decidido no hacerlo. «Habría que preguntarle a Margarita Robles qué fue de su compromiso», aseguran desde la dirección de Ciudadanos. En el PSOE consideran que como su posición sobre el fondo de la materia no ha cambiado –creen que la prisión permanente revisable no es constitucional–, y dado que el debate ya se ha producido, y en términos muy cruentos, no tiene ningún sentido participar del bloqueo. Robles aseguró ayer que no van a presentar ninguna enmienda, pero en el PP no se dan por vencidos del todo y esperan una nueva rectificación.

Pero ante la negativa socialista, el PP centrará sus esfuerzos en pactar ese freno con Cs. En la formación de Albert Rivera aseguran que no existe por el momento ningún acuerdo en ese sentido, y reconocen que no tienen todavía una posición definitiva respecto a si se limitarán a pedir las enmiendas parciales que consideren imprescindibles desde el punto de vista técnico o si se tomará «una decisión política» para frenar la norma. Un alto dirigente del partido reconoce que esa disyuntiva está encima de la mesa y que todavía no se ha tomado ninguna decisión. Otro miembro de la dirección rechazaba ayer participar de un bloqueo explícito, pero sí reconocía la importancia de valorar «el momento político», además de reconocer que «nos tomamos nuestro tiempo» para preparar las enmiendas al articulado.

En Ciudadanos centran sus críticas en el «cinismo» del PSOE, que se acomoda porque PP y Cs tienen mayoría para frenar la derogación, que era su posición hasta la pasada semana: «Si nosotros pedimos enmiendas para frenar la derogación te critican por antidemócrata, pero como dejes de hacerlo te critican por romper un pacto tácito y te llaman populista», se quejaba ayer un dirigente de la formación. El próximo martes tendrá que volver a decidirse si se amplía o no el plazo de enmiendasal articulado.