Cifuentes y Cospedal, en una imagen de archivo - EFE

Dimite Cristina CifuentesRajoy: «Ha hecho lo que tenía que hacer»

Cospedal se puso al frente de la crisis y pidió a Cifuentes su dimisión en Sol tras haberla defendido hasta que la situación se volvió «insostenible»

MadridActualizado:

Mariano Rajoy llegó a la Cámara justo en el momento en que Cristina Cifuentes dimitía en Sol. El presidente se resguardó unos instantes en la zona de gobierno del Congreso y luego ofreció un breve comentario a los periodistas reconociendo que la crisis en la Comunidad de Madrid era insostenible: «Cristina Cifuentes ha hecho lo que tenía que hacer. Creo que era obligada su dimisión en esta situación», señaló el presidente del Gobierno, que sostuvo a la presidenta madrileña, de la que reconoce su valía política, hasta que no pudo más. Primero el escándalo por el máster, finalmente el hurto en un supermercado retransmitido por todos los medios.

«El PP abre una nueva etapa en la Comunidad de Madrid y espero que estas cosas no vuelvan a producirse nunca más», continuó Rajoy, deseando pasar esta nueva página negra en su partido en Madrid, para escribir una nueva con los Presupuestos que hoy tramita el Congreso de los Diputados.

Fue la secretaria general de Génova, María de Cospedal, la que se ha puesto al frente de la crisis. La ministra de Defensa fue precisamente la mayor defensora de Cifuentes, su amiga personal y aliada en el reparto de poderes y contrapoderes dentro del PP. Cospedal ejerció de líder interna, «defender a los nuestros», proclamó en la convención de Sevilla mientras el PP negaba su confianza a la presidenta madrileña por el caso del máster.

Cospedal se trasladó a media mañana a la Puerta del Sol para convencer a Cifuentes de que no podía aguantar más. La presidenta madrileña tenía de plazo hasta el 7 de mayo, fecha límite para la moción de censura del PSOE en la Asamblea de Madrid, pero las informaciones relacionadas con un hurto en un supermercado en 2011 precipitaron su final político.

Las fuentes de Génova consultadas reconocían por la mañana que la situación es «insostenible». Cifuentes reunió a su gabinete de crisis, formado por personas de máxima confianza en el Gobierno regional. Son Ángel Garrido, su mano derecha en el Ejecutivo, Rosalía Gonzalo, consejera de Transportes y amiga íntima, y su jefa de gabinete, Marisa González.

La conmoción en Sol es total, el equipo de gobierno está «abatido» y en la sede de la Presidencia hablan de «escarnio público», según las fuentes consultadas por ABC. La sensación a primera hora ya era que Cifuentes no presidirá el 2 de Mayo. «La decisión es suya, pero yo le aconsejaría que hoy mismo lo dejara. Mañana tenemos Pleno en la Asamblea, Cristina debe ahorrarse ese trance», aseguraba un colaborador del Gobierno regional.

Entre las quinielas para sustituir a Cifuentes estas semanas se ha barajado el nombre de Garrido, con una experiencia contrastada en la región, aunque la propia Rosalía Gonzalo pueda ser designada por Cifuentes debido a la máxima confianza que tiene en quien fue su jefa de gabinete cuando era delegada del Gobierno en Madrid.