Imagen de archivo de Carolina Bescansa e Irene Montero
Imagen de archivo de Carolina Bescansa e Irene Montero

Podemos purga a Bescansa de la Comisión Constitucional del Congreso

Irene Montero sustituirá a la diputada, que hace unas semanas advirtió del desgaste que podria sufrir el partido si mantenía su estrategia sobre Cataluña

Actualizado:

Irene Montero sustituirá a Carolina Bescansa en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados. El pasado día 18, la diputada fue relevada de este órgano, como así lo recoge la página web de la Cámara Baja.

Bescansa es especialista en Derecho Constitucional, y cuando formaba parte de la Ejecutiva, antes del enfrentamiento entre pablistas y errejonistas, era la secretaria de Programa y Proceso Constituyente del partido. Hace unas semanas, en una reunión del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos, la diputada expresó su preocupación porque la estrategia en Cataluña y el discurso de la formación pueda restarle apoyos en el resto de España. Este parece ser el desencadenante de su sustitución pese a que desde Podemos aseguran que se debe a que la Comisión Constitucional ha adquirido una relevancia especial a raíz del problema catalán, por lo que es lógico que la portavoz de Podemos en el Congreso esté en el órgano. La portavoz del PSOE en la Cámara, Margarita Robles, no está en la Comisión.

La deriva de Pablo Iglesias

Las últimas encuestas recogen una caída importante de los de Iglesias a consecuencia de la postura tomada por el partido en el conflicto catalán. Tal como recogía ABC el pasado domingo 15 de octubre, pocos dudan ya dentro de las filas populistas del error que cometió su líder al secundar la línea «comprensiva» con el llamado referéndum, liderada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La misma Bescansa escribió un artículo en el diario.es en el que aseguraba que unas elecciones en Cataluña era la única salida inmediata para empezar a rssolver el problema territorial.

Las voces críticas fechan el cambio de táctica de Iglesias en la cena a la que asistió junto al portavoz de En Comú Podem, Xavier Doménech, en el domicilio del empresario de comunicación Jaume Roures, alineado con el golpe independentista, a la que también acudió Junqueras. Aunque Iglesias nunca reconoció que en esa cita se hubiera llegado a acuerdo alguno, en la formación se cree que «si no a un pacto formal, sí se verbalizó un acercamiento con las tesis independentistas». A este respecto recuerdan que Iglesias abandonó desde ese día su visión crítica con la consulta ilegal, de la que llegó a decir meses antes que «si yo fuera catalán, no acudiría a participar». Ese «seguidismo» respecto a los comunes de Colau es tan evidente, sostienen esas fuentes, que «muchas veces cuando se pregunta a la dirección sobre la postura en Cataluña se nos remite a lo que diga Colau».

Uno de los que ha manifestado su preocupación por esta deriva es el dirigente de IU, Alberto Garzón, que entiende que el resurgimiento del «bipartidismo» deja sin espacio político a Podemos en la defensa de un discurso para toda España desde la izquierda. De hecho el político comunista, amigo personal de Iglesias, es de los que creen que si se consigue parar el golpe de los soberanistas, nadie en la izquierda dudará en atribuir el éxito tanto al PP como al PSOE de Pedro Sánchez, que además capitalizaría también haber logrado que Mariano Rajoy asuma la reforma constitucional sin condiciones. Sí esto ocurre, la desmovilización de su voto, estiman los discrepantes, «será imparable y estaríamos hablando de más de un millón de apoyos perdidos ante la incapacidad que tenemos de encontrar nuestro propio espaciomás allá de declaraciones altisonantes contra nuestros rivales», lamentan