Irene Montero y Pablo Iglesias en una imagen de archivo - Jaime García

El piso de «60 metros» en Vallecas del que Iglesias presumía y que ahora abandona

La mudanza del líder de Podemos: de vivir en el corazón de Vallecas a gastarse más de 600.000 euros en un enorme chalé en la sierra de Madrid

MadridActualizado:

De presumir de vivir en el corazón del madrileño barrio de Vallecas a gastarse más de 600.000 euros en un enorme chalé en la sierra de Madrid. Los constantes cambios a los que se enfrenta el líder de Podemos, Pablo Iglesias, le han llevado también a una mudanza que lo aleja del piso en el que empezó a tener sus primeras experiencias a los 13 años. Iglesias sustituye la vivienda de «unos 60 metros cuadrados» por otro de más de 2.300, más alejado del centro y con un tamaño que le forzará a gastar más en el mantenimiento de la misma.

El piso de Vallecas, en el que el líder de la formación morada recibió a la periodista Ana Rosa en el año 2015, cumplía para entonces con todos los requisitos que precisaba en aquella época Iglesias. En el interior de la casa, el político presumía ante la periodista de seguir utilizando los muebles de la casa heredada de su tía abuela y se mostraba cómodo en el pequeño recinto ante la cámara.

La condición de vivir en cerca de 60 metros cuadrados era utilizada por el secretario general de Podemos como hacha de guerra para cargar contra la «casta» política en debates televisivos y en las redes sociales. Casualmente, en una de estas embestidas, Iglesias criticaba a De Guindos por comprarse un ático de lujo por 600.000 euros, cantidad inferior a la gastada hoy en día por el dirigente. A pesar de ello, no dudaba en asegurar que no pensaba cambiar de casa al «cumplir su función» y sentirse «bien a gustito» en ella.

Lo más valorado por Iglesias parecía ser la posición geográfica en la que se encuentra el inmueble: «Es un barrio popular, a mí por eso me entusiasma», comentaba a Ana Rosa. «Más peligroso me parece el rollo de aislar a alguien porque entonces no sabe lo que pasa fuera» como «los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalets, que no saben lo que es coger el transporte público…», aseguraba para entonces haciendo footing con la periodista en los alrededores de su casa.

La entrevista difundida en televisión, en la que la periodista entró en el interior de la vivienda de Vallecas del político, muestra una cocina modesta. Estrecha, bastante pequeña y con algunas tuberías a la vista, esta cocina fue el habitáculo escogido por el líder de la formación morada para invitar a desayunar a Ana Rosa. Ahora, la cocina es solamente una de las habitaciones que mejorarán con el cambio de ubicación.

La nueva vivienda con la que vivirá junto a su novia y compañera de partido, Irene Montero, cuenta con unos lujos desconocidos por la «clase obrera» de Vallecas con la que se identificaba hace escasos tres años Iglesias. Alrededor de 268 metros construidos, una parcela de más de cerca de 2.300 metros cuadrados, jardines, piscina y hasta entrada de servicio son sólo algunas de las características con las que tendrá que lidiar ahora para volver a sentirse «bien a gustito».