Pedro Sánchez y Albert Rivera durante la firma del acuerdo de Gobierno que firmaron para hacer presidente al líder socialista - Jaime García

Pedro Sánchez: «Ciudadanos es el VOX de la política española»

Aunque insiste en lo adecuado de su estrategia por el acuerdo del 155 se empieza a hacer patente su intención de volver a tomar espacio respecto al PP y acusa a Rajoy de haber utilizado la confrontación territorial. Asegura que el PSC no pactará con «partidos o personas que estén al margen de la Constitución».

MadridActualizado:

Entre el amor y el odio hay solo un paso. De aliados a rivales en política basta con que pasen unos meses o medie una campaña electoral. Pedro Sánchez tiene su propia estrategia para afrontar esta legislatura desde fuera del Congreso y no pasa por participar de la moción de censura que le insiste Podemos de la mano de los independentistas pero tampoco de ofrecer constantemente su pasada apuesta por el mestizaje ideológico en un pacto con Pablo Iglesias y Albert Rivera.

De hecho, este martes durante una entrevista en Cuatro, ha declarado que su apuesta es «ganar al PP en votos y en escaños» presentándose como única alternativa. Una estrategia agresiva que tiene como daño colateral reducir su lista de aliados. Preguntado por la posibilidad de que en el futuro pueda desarrollar un acuerdo como el que alcanzó en el pasado con Ciudadanos, Sánchez ha dado muestras de que no está en sus planes explotando lo que en Ferraz consideran su derechización: «Ciudadanos se ha convertido en el VOX de la política española».

El secretario general del PSOE ha declarado que «no quiere ser presidente a cualquier precio» y que su apuesta por llegar a Moncloa es mediante «la unión de las izquierdas», y que por eso precisamente ha considerado una «pésima noticia» su connivencia con el independentismo, que ejemplifica con la decisión de Ada Colau de romper el pacto con el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona.

Su lista de posibles socios de gobierno se reduce por tanta a un Podemos que se desvincule de su apuesta por el referéndum en Cataluña. Porque tampoco está dispuesto a participar de ninguna fórmula de la mano de los independentistas. Ha comprometido que solo hablará con quienes tengan «un proyecto compartido que se llama España» mientras que «aquellos que quieren romper con la legalidad no son buenos compañeros de viaje».

Aunque insiste en lo adecuado de su estrategia por el acuerdo 155 se empieza a hacer patente su intención de volver a tomar espacio respecto al PP. «Defendemos al Estado a pesar de este Gobierno», ha dicho. Y hoy ha acusado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de haber utilizado la confrontación territorial para tapar otras cuestiones como la corrupción.

En materia de política catalana, el líder del PSOE ha descartado un acuerdo tras las elecciones del 21-D con «personas o partidos políticos que están fuera de la Constitución».