CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Patxi López permitirá a los diputados de Podemos que acudan al Congreso con indumentaria libre

Fuentes de la Cámara Baja señalan que el exlendakari vasco no realizará ningún llamamiento al decoro

MADRIDActualizado:

Las rastas, sudaderas, calzado deportivo y pantalones vaqueros han llegado al Congreso de los Diputados para quedarse. Al menos, mientras Patxi López sea el presidente del Parlamento. Fuentes de la Cámara baja han explicado esta mañana que la tercera autoridad del Estado no tiene intención de inmiscuirse en la indumentaria de los diputados de Podemos y que, a diferencia del también socialista José Bono, no realizará ningún llamamiento al orden y el decoro en cuestiones de vestimenta en el interior del hemiciclo.

El también expresidente de Castilla-La Mancha llamó al orden al entonces ministro de Industria, Miguel Sebastián, en público durante un Pleno por acudir al mismo sin corbata. El economista había decidido prescindir de este complemento para reivindicar un mayor control sobre el uso de la calefacción como fórmula para ahorrar energía, desatando un airado debate en la clase política, los medios de comunicación y la sociedad sobre las reglas mínimas del decoro que deben seguir los cargos públicos.

Junto a la moda de los diputados también va a cambiar el uso de los coches oficiales. Los cuatro miembros de Podemos y Ciudadanos en la Mesa del Congreso han renunciado al uso del coche oficial que les proporciona el Parlamento por formar parte de este órgano. Son la vicepresidenta tercera, Gloria Elizo (Podemos); los secretarios segundo, tercera, José Ignacio Prendes y Patricia Reyes (ambos de Ciudadanos), y cuarto, Marcelo Expósito (Podemos).

Asimismo, la vicepresidenta segunda, Micaela Navarro del PSOE, ha adelantado que renuncia al uso exclusivo de este vehículo. Esto es, lo empleará puntualmente cuando lo necesite pero el coche podrá ser usado por otros diputados de la Cámara. Los tres miembros del PP en la Mesa, las vicepresidentas primera, Celia Villalobos, y cuarta, Rosa Romero, así como la secretaria primera, Alicia Sánchez Camacho guardaron silencio cuando la Mesa abordó este punto por lo que no se sabe aún si no han tomado decisión al respecto o decidirán mantener este privilegio.